Rol de la enfermera

  Actualidad

Rol de la enfermera

Hoy es el Día Internacional de la Enfermera. El agitado mundo moderno es más activo, dinámico y abierto. Se despliega en una diversidad de procesos, decisiones y acciones que comprometen al conjunto de las colectividades humanas. En este las profesiones tienen mayores requerimientos y demandas; deben responder a las nuevas condiciones, exigencias y requerimientos cada vez más apremiantes de la sociedad. En el ámbito de la salud hay que destacar el rol que tienen las enfermeras. La historia de su trabajo y aporte es importante.

En tiempos de guerra y paz estas profesionales, generalmente aglutinadas en el ámbito de las mujeres, han constituido el grupo humano más cercano a las colectividades. Especialmente dando su contribución laboral en clínicas, hospitales, centros médicos, hospicios, etc.

Los médicos dicen que ellos hacen una parte fundamental para la atención de los pacientes. Pero también sostienen que su labor es mejor cuando son asistidos por el trabajo de las enfermeras. La psicología individual y social de estas mujeres profesionales que están tan próximas a los pacientes, constituyen factores que contribuyen enormemente a la recuperación de quienes ingresan a las diferentes instituciones para atender sus problemas de salud. Por eso con razón se dice: “No se trabaja de enfermera... se es enfermera” (Gisela Pou). Esto hace que ellas realmente aporten a la recuperación de los enfermos. En clínicas, hospitales, sanatorios y hospicios, están entregadas a su labor: son cumplidas, responsables y desempeñan tareas que la mayoría de las veces extienden sus horarios de trabajo y hasta comprometen su salud, en intensas jornadas laborales.

Hoy, cuando las demandas colectivas crecen y se expanden, en su día internacional, Ecuador y la ciudadanía en su conjunto tienen que reconocer que las enfermeras, como profesionales, con su trabajo cotidiano, son un valioso sector social y humano, fundamentales para que los pacientes de clínicas y hospitales mejoren, y para que el trabajo de los médicos se vea complementado a través de su cuidado a los enfermos. En ellas descansa una parte muy importante de la atención para recobrar la salud. De ellas se ha dicho: “Una enfermera siempre nos dará esperanza, es un ángel con un estetoscopio” (Terri Guillemets). Esperamos que lo celebren bien, en la dimensión que merecen y que el país les debe.