Instantáneas coronavíricas: Corrupción: dos casos más y van 24

  Actualidad

Instantáneas coronavíricas: Corrupción: dos casos más y van 24

El alcalde de Quito se demora un mes con el hisopo. El prefecto de Guayas se rasga las vestiduras.  Lenín Moreno se consuela con una foto de Ángela Merkel

Rueda de prensa de Jorge Yunda
Alcalde. Jorge Yunda y Fausto Yépez, el periodista de Teleamazonas que denunció el sobreprecio.EXPRESO

Yunda dice “caiga quien caiga”

“Yo no he estado en esa contratación, yo no vendo pruebas, yo no compro pruebas, yo soy el alcalde que vela por la salud de esta ciudad”. Los argumentos con los que Jorge Yunda le saca el cuerpo al caso de presunto sobreprecio en la compra de pruebas para la detección de coronavirus en el municipio de Quito, son inquietantemente parecidos a aquellos con los que la legisladora correísta Viviana Bonilla escandalizó a los jueces que la encontraron culpable de corrupción y la sentenciaron a ocho años de cárcel. “Cuando me subo a una tarima no pregunto quién pagó la tarima”, decía Bonilla. “Cuando practico una prueba de coronavirus no pregunto cuánto costó ni de dónde viene”, da a entender “el alcalde que vela por la salud” de Quito con pruebas médicas carísimas.

Municipio de Quito

Quito no queda fuera de sobreprecios en las pruebas

Leer más

La rutina se repitió paso por paso con precisión matemática. Uno: un medio de comunicación (en este caso Teleamazonas) denuncia un sobreprecio. Dos: la Fiscalía ordena un puñado de allanamientos antes de que las pruebas se esfumen y las aguas se enturbien. Tres: una vez que la Fiscalía ha abierto una investigación, la autoridad respectiva (en este caso el alcalde de Quito) pide oficialmente a la Fiscalía que inicie una investigación. No se olvidó Jorge Yunda de poner la cereza encima de la torta: se presentó en una rueda de prensa y dijo “caiga quien caiga”.

Hace un mes llegaron las pruebas PCR que el secretario municipal de Salud, Lenin Mantilla, compró al proveedor que ofrecía la oferta más cara. 105 mil en total, de las cuales “el alcalde que vela por la salud de la ciudad” solo ha aplicado algo más de 600. ¿Por qué tanta demora? Porque, en palabras de Yunda, “se ha estado instalando, se ha estado cotejando, se ha estado capacitando a los ciudadanos, se ha estado entrando con el hisopo y una serie de reactivos”. En los próximos días, o sea, en junio, empezarán a usarlas a ritmo de 1.500 diarias. Luego comprarán 100 mil más. Hasta que les “entren con el hisopo”, será Navidad.

Carlos Luis Morales
Prefecto. Tras la intervención de la Fiscalía, Morales pidió a la Fiscalía que intervenga.EXPRESO

Morales recula pateando al perro

“Ante el sistemático y malintencionado ataque que se está dando en redes sociales, he resuelto lo siguiente: 1. He ordenado que por ningún motivo se pague un solo centavo de dólar al contratista proveedor relacionado con ese contrato”. Mezcla rara de patada al perro y reculada vergonzante la del prefecto del Guayas. Queda claro que, para que Carlos Luis Morales detenga un contrato con sobreprecio, no basta que intervenga la Fiscalía y se ordene el allanamiento del edificio donde trabaja. No. Hay que atacarlo sistemática y malintencionadamente en redes sociales, de lo contrario quizá sigue adelante.

Prefectura

La Fiscalía allana la Prefectura del Guayas por presunta corrupción

Leer más

Los proveedores de este caso, acusados de cobrar un sobreprecio en un contrato de venta de pruebas para el coronavirus y otros insumos médicos, resultan bastante más angurrientos que los que operaron en la capital, a juzgar por las cifras y las evidencias. Si el Municipio de Quito compró pruebas PCR (las que sí funcionan) a 25 dólares cada una (y en esos 25 dólares está incluido el sobreprecio), la Prefectura de Guayas contrató pruebas rápidas (las que no sirven para nada) a casi el mismo valor: $ 23,10.

Una vez más se cumplieron todos los pasos a los que el país llegó a acostumbrarse en esta cuarentena luego de verlos repetirse en 22 ocasiones antes de este día: denuncia en medio de comunicación; inicio de investigación y allanamiento inmediato por orden de la Fiscalía; arrebato de dignidad y rasgado de vestiduras a cargo de la autoridad correspondiente. “Estoy pidiendo a la Fiscalía General del Estado su inmediata intervención”, dijo Carlos Luis Morales luego de enterarse de que la Fiscalía, cabalmente, había intervenido, ¡y cómo!, en el propio edificio de la Prefectura provincial.

Y un detalle adicional: el contrato del escándalo fue adjudicado, como no podía ser de otra manera, en concurso abierto y con estricta aplicación de las normas del Servicio de Compras Públicas. Un libreto que parece escrito por Alexandra Ocles.

Meme de Lenín Moreno y los Teletubbies
Teletubbies. Reunión de Lenín Moreno con su gabinete, según Twitter.EXPRESO

Lenín Moreno se toma en serio eso de ser carne de meme

De los creadores de “Vamos a decir que la capilla de Carondelet es el cuarto de guerra de Lenín Moreno”, se estrenó el miércoles una nueva producción titulada “Hoy dialogué con Ángela Merkel”: fantasía bordada para Twitter. Subsiste la duda de si los responsables de este desaguisado fueron despedidos ya o si el presidente de la República de veras disfruta de verse convertido en el hazmerreír del ciberespacio a ambos lados del Atlántico. Salvo que la idea de montar torpemente la foto de Wikipedia de la canciller alemana en la esquina de una pantalla de computadora para fingir una improbable conversación por Zoom fuera del propio presidente. En cuyo caso uno ya no sabría qué pensar.

Doce horas ininterrumpidas duró el escarnio. En ese lapso, todas y cada una de las decisiones que tomaron los comunicólogos oficiales con la peregrina idea de enmendar el entuerto no hicieron sino multiplicar el ridículo hasta extremos hilarantes. Primero, eliminar el tuit. ¿No aprendieron que eso no se hace nunca? Está en todos los manuales de comunicación política básica, por ahí por la página 1. Segundo, repetir el texto del tuit eliminado (“Hoy dialogué con Ángela Merkel”, etc.), sustituyendo la foto falsa por una supuestamente real, en la que no hay computadora sino un celular sobre la mesa y cuya veracidad también se puso en duda. Tercero, sacar al ministro de Finanzas a que confirmara que el diálogo sí tuvo lugar, pues ya nadie se lo creía. Cuarto (esto ya fue ofensivo) movilizar a los trolls para que alabaran las gestiones internacionales del presidente. Una torpeza tras otra hasta la medianoche.

moreno-merkel-twitter

Lenín Moreno dijo haber conversado con Angela Merkel, pero esta foto llamó la atención

Leer más

De la tendencia #AngelaMerkel, en la que los cibernautas simplemente no daban crédito a lo que acababa de publicar y borrar el presidente, se pasó rápidamente a #TuiteandoComoLenínMoreno, donde la burla fue sangrienta. Como sucede siempre con el humor (y esto Moreno lo sabe) algunos tuits fueron joyas de verdad en estado puro: “Soledad es hablarle a una foto de #AngelaMerkel”, por ejemplo.

El detalle de mal gusto lo puso Guillermo Lasso: quiso treparse al carro con su propio meme, uno en el que, para que todo fuera impeorable, él mismo era protagonista sobrado. Alguien debería explicarles a los políticos que las fiestas del pueblo no son suyas.