Actualidad

Richard Salazar: “La Asamblea calcula reditos politicos con la Ley del Banano”

Entrevista a Richard Salazar, presidente de Acorbanec (Asociación de Comercialización y Exportación de Banano), quien plantea una reforma profunda a la Ley del Banano, que se adapte a los nuevos tiempos.

Richard Salazar, presidente de Acorbanec (Asociación de Comercialización y Exportación de Banano).

Desde el sector exportador se habla de varias situaciones que encaminan al banano hacia un estancamiento en un país donde no hay visos de diversificación relevante de la oferta exportadora, ya que todos los planes han fracasado hasta ahora.

- El punto de partida de las bajas tasas de crecimiento del banano en relación al camarón, por ejemplo, es la ley. Es el único producto controlado.

- En primer lugar el banano, por ser un producto de exportación, no debería tener ley y menos fijar precios internos que en muchos casos los han fijado de manera política y no técnica. Por ser un producto de exportación los precios dependen de los mercados, tal como los otros productos como el camarón, cacao, flores, atún, madera, incluso el petróleo. Es igual que quieras poner una ley de petróleo y le exijas al ministro de Energía que venda por ejemplo a 70 dólares el barril, es irreal cuando sabemos que el mercado actualmente paga menos.

Desde el año 2013 hasta el 2017 el banano ha tenido la tasa de crecimiento promedio más baja en volumen en relación al camarón y el cacao. En 2017 creció 6,6 %, mientras el camarón y el cacao subieron 18,1 % y 21,5 %. En 2016 decreció 1,6 %.

- ¿Qué provoca la fijación de un precio oficial?

- Esa fijación del precio disimula dos cosas: ineficiencia productiva y comodidad de los productores. Uno de los problemas es la baja productividad de muchos productores, que tienen costos de producción altos o no optimizan los costos fijos, por lo tanto exigen la vía más fácil: que se suba el precio. Y es lo que ha ocurrido en los últimos años. La ley debe derogarte porque para fijar un precio no se necesita una ley, sino un simple acuerdo ministerial, como por ejemplo lo tienes en el arroz, maíz.

- ¿Es cierto que hay un excesivo control a las empresas, como en ningún otro sector exportador?

- La ley quiere controlar todo: desde las siembras. Controlar a quién le compras, con qué código, registran marcas, etcétera; es decir, nos llenan de una serie de exigencias y tramitologías que generan al exportador y productor, lo que provoca mayores costos.

- Ecuador ha perdido participación en mercados valiosos como Estados Unidos, que es el segundo comprador más importante de la fruta después de Rusia.

- Esta ley ha generado, en resumen, mayores costos y nos resta competitividad con los otros países competidores y exportadores de banano que no tienen ley y venden a precios más bajos que el Ecuador para ganar mercados. Por ejemplo, si el Ecuador subió diez centavos para el 2019, la competencia solo subió cinco. Y así nos desplazan en mercados como Estados Unidos y Europa.

- Guatemala ha aprovechado la falta de políticas públicas y hoy algunos creen que este año es ya el segundo exportador mundial, superando a Costa Rica y Colombia. ¿Se ha llevado parte del mercado que pudimos haber ganado en el mundo?

- Exacto. Ellos han aprovechado que Ecuador tiene una camisa de fuerza. Por eso es importante destacar que la ley nunca se enfocó al campo a buscar una mejora productiva, sino simplemente a fijar un precio, a exigir el cumplimiento y a sancionar al exportador, haciendo ver al exportador como el enemigo del productor y no su socio estratégico.

- ¿Es grave ese desplazamiento?

- Al ser desplazado en Estados Unidos y Europa, nuestro país abrió nuevos mercados con Rusia a la cabeza, Turquía, Medio Oriente, Argentina, entre otros, muy diferentes uno del otro, que son economías débiles en comparación a Estados Unidos y Europa. Sin embargo, es lo que tenemos. Mercados que te compran una parte en contrato y otra en spot (sin contrato) y otros en cierta época del año. La ley actual no se adapta a estas realidades: el 30 % del banano de Ecuador se exporta en spot.

- ¿Las reformas que tramita la Asamblea son buenas?

- A pesar de todo lo anterior, la Comisión de Soberanía Alimentaria (de la Asamblea), lejos de reformar para bien esta ley, creó algo peor que la actual, calculando réditos políticos, ya que algunos de esos asambleístas son actualmente candidatos a dignidades el próximo año. Esta nueva ley la rechazamos categóricamente porque empeorará la situación del banano. Es mejor quedarnos con la actual, pero lo ideal es derogarla y liberar este sector.

- Libre mercado, entonces.

- Qué sana envidia con camarón, atún, flores, cacao, que no tienen ley. Y no me vengan conque hay que proteger a los productores, ya que en el cacao tenemos más pequeños productores y ellos saben que reciben, dependiendo de la época, precios altos y bajos, y ningún cacaotero ha reclamado al ministerio. Esa mentalidad de proteccionismo tenemos que cambiarla en el país.

- Si no se cambian las políticas bananeras, ¿seguiremos perdiendo mercados?

- Si no derogamos esa Ley de Banano o no la ajustamos a la realidad, seguiremos perdiendo mercados por ser caros, ya que tenemos justamente malas políticas salariales, la mano de obra más cara en el país y los insumos más caros de Latinoamérica.

- Se habla de un excesivo control a la industria.

- El impuesto a la renta único que paga el sector exportador, a mi entender, es muy alto. Primero, que la base imponible es sobre el precio FOB (costo, seguro y flete) y pagas un porcentaje hasta del 2 % como techo. El exportador puede estar perdiendo, pero paga un alto impuesto. Esto es un impuesto a la venta y no a la renta. La base debe ser sobre el diferencial del precio FOB y el precio mínimo de sustentación que se le paga al productor.

- También es necesario abrir las barreras comerciales y la paraarancelarias que hay en Brasil, por ejemplo.

- En ese sentido resaltamos el gran trabajo del Ministerio de Comercio Exterior y su campaña, que están cerrando acuerdos con el EFTA. Además hay que acelerar un acuerdo con la zona euroasiática. Ahí tenemos un gran futuro de colocar más fruta si mejoramos los precios o accesos. Es importante trabajar en Corea del Sur, Japón y China y otras naciones con enorme potencial.

- Otro asunto es la campaña internacional de desprestigio que se ha venido haciendo contra el banano ecuatoriano.

- Por eso necesitamos una campaña internacional de información de nuestro banano, sobre todo en Europa y Estados Unidos, ya que hay ciertas organizaciones no gubernamentales aupadas por una seudoasociación ecuatoriana desinformando sobre nuestra realidad. Pero más allá de eso, es importante señalar que tenemos una de las normativas laborales más exigentes y en beneficio del productor y una normativa ambiental muy estricta, y los productores la cumplen.