Retrasos y fallas en sistema en pruebas psicometricas

  Actualidad

Retrasos y fallas en sistema en pruebas psicometricas

Los resultados de la prueba serán entregados en septiembre con diagnóstico individualizado y con valoración cualitativa de ‘adecuado’ o ‘no adecuado’.

Evaluación. Cerca de 60 maestros rindieron las pruebas psicométricas en uno de los laboratorios del colegio Rita Lecumberri.

Los maestros llegaron 15 minutos antes de la hora establecida. Entraron al laboratorio asignado y luego de constatar que sus nombres aparecían en el listado intentaron ingresar al sistema informático con una clave que previamente les habían facilitado. Pero en ese momento comenzó el problema porque la plataforma informática estaba colapsada y les impedía iniciar la prueba psicométrica para la que habían sido convocados.

Este problema fue el denominador común de la jornada de evaluación docente que se inició ayer y culminará el 10 de julio, en una primera etapa, y del 23 al 27 de julio, en una segunda fase, según anunciaron las autoridades de Educación.

Cerca de 164.000 maestros serán evaluados a nivel nacional, de los cuales 18.000 están en la Zona 8 (Guayaquil, Durán y Samborondón). El objetivo es prevenir casos de abuso sexual en el sistema educativo y garantizar los derechos de los estudiantes.

¿Cómo cree usted que se siente un niño que ha sido abusado: alegre, triste o avergonzado?; ¿Usted bebe alcohol: con frecuencia, a veces, o nunca? ¿Se disgusta con frecuencia con las personas que lo rodean?, ¿Si ve un dinero en la calle lo coge sin que la gente se dé cuenta o lo deja en el mismo lugar?, fueron algunas preguntas que traía el test. Pero no son las únicas ni tampoco las que les tocará a todos, ya que el sistema las escoge en forma aleatoria, según se informó.

Pero el contenido de las evaluaciones no fue la única queja de los maestros. Hubo otras como la larga espera para iniciar el proceso. “Fui convocado a las 07:45 y recién a las 10:00 pude ingresar al sistema, porque las aplicaciones no poseían mi clave”, dijo un maestro que acudió al colegio Febres Cordero, quien al igual que otros colegas mostraba su enojo por esta situación a la que calificó como “una falta de respeto”.

En la Unidad Educativa Alfredo Llerena, algunos docentes convocados a este plantel no pudieron rendir la evaluación porque sus nombres no constaban en la nómina.

En cambio, en el colegio Rita Lecumberri, una maestra se quejó porque hasta el lunes en la tarde ella estaba asignada a un plantel, pero en la noche de ese mismo día su nombre apareció en otro. “Finalmente vine al Rita a rendir la prueba; ojalá a última hora no me hayan cambiado y no esté enterada”, manifestó algo contrariada.

Otros maestros mostraron su preocupación porque, según dijeron, eran muchas las preguntas (285) y poco el tiempo que tuvieron para responderlas. “Primero nos dijeron que teníamos 90 minutos, pero finalmente nos dieron 70 minutos para contestar el test”, añadió.

Un profesor indicó que había alcanzado a responder 200 preguntas, pero que al momento de grabarlas se le desaparecieron todos los contenidos. “Pedí ayuda a la maestra facilitadora, pero me dijo que no me preocupe; pero sí lo estoy porque tengo temor de que esto me cause problemas o crean que no me presenté a la jornada”.

La subsecretaria de Educación de la Zona 8, Érika Laínez, reconoció las fallas técnicas presentadas durante el inicio del proceso y aseguró que verificarán los inconvenientes para reprogramarles las pruebas a quienes por estas circunstancias no pudieron darlas. No precisó las posibles fechas.

“Test y entrevista es lo lógico”

Psicólogos consultados por Diario EXPRESO coinciden en que el test por sí solo no mide los rasgos de una persona y mucho menos es un factor preponderante para determinar si el evaluado es abusador o no.

Gino Escobar, psicólogo, indica que el test tiene que ir acompañado de una entrevista personalizada a cargo de profesionales que sepan el objetivo que persigue la evaluación. “No conozco que el Ministerio de Educación haya previsto aquello”, señala.

Ana García, psicóloga clínica, coincide con su colega y agrega que un test solo tiene validez en un 20 %. De allí la importancia de la entrevista personal.