Actualidad

El respeto por los difuntos

La policía española abrió una investigación para determinar a quién pertenece una mano hallada en las vías del tren en Valencia. El vigilante de la estación llevaba una semana viendo el guante, hasta que el martes decidió retirarlo y descubrió el macabro contenido.

La primera hipótesis es que podría tratarse del resto de un atropellado. Las causas de la muerte pueden ser varias, pero el tema no es determinar la circunstancia de la muerte sino rectificar el desgano y la falta de atención aplicada al momento de efectuar el levantamiento del cadáver y la necropsia. El muerto sea ajeno o propio merece respeto. Este es un espejo para no mirarse quienes trabajan en dichas tareas en Ecuador.

Econ. Marysol del Castillo