Actualidad

Replica impuesta por la SGP: La pelea por los meritos que a nadie consuelan

El contenido íntegro de este documento, textos, cuadro, titulares, tipografía, diseño y estilo ha sido impuesto por la Secretaría de Gestión de la Política (SGP) a EXPRESO que lo reproduce íntegramente como fue recibido, con errores incluidos.

El contenido íntegro de este documento, textos, cuadro, titulares, tipografía, diseño y estilo ha sido impuesto por la Secretaría de Gestión de la Política (SGP) a EXPRESO que lo reproduce íntegramente como fue recibido, con errores incluidos.

Contexto

Fernando Santos Alvite, exministro de Energía y exdirector jurídico de la OPEP, denunció “una corrupción monstruosa en Petroecuador” y “sistemática en los sectores estratégicos”. Dijo que en los últimos diez años “el saqueo en el ámbito petrolero ha sido brutal”. “Esto va más arriba”, afirmó con referencia en las figuras visibles de Álex Bravo y Pareja Yannuzzelli. La entrevista donde vertió sus declaraciones se publicó en EXPRESO el pasado domingo 9 de octubre.

El Gobierno replica a Santos Alvite como se disparaba en los salones del viejo oeste, en defensa propia. La iniciativa es legítima, pues el exministro y experto en la política hidrocarburífera del país entiende que el denunciado atraco de Carlos Pareja a Petroecuador se relaciona necesariamente con una estructura superior de corrupción, con el jefe oculto de una banda que planea con mando sobre la empresa estatal y el entramado ministerial que la sustenta.

El caso ha despertado de súbito un afán de protagonismo donde todos quieren apuntarse el triunfo de convertir a Pareja en el hombre más buscado solo por haberlo delatado. El Gobierno ha dicho, y hoy ratifica en esta réplica que publica en EXPRESO, que ha sido el impulsor de la pesquisa. Pero la Fiscalía General del Estado también, y la Contraloría, y hasta la comisión de la Asamblea encargada de la indagación sobre los malos manejos en Petroecuador se arroga este mérito hasta ahora sin rendimiento.

En apenas 72 horas el efecto del frenesí por apropiarse el título de la mejor pistola del territorio ha desembocado sin embargo en un fuego cruzado entre los pistoleros. Todos sospecharon, todos emprendieron, todos investigaron, todos descubrieron, pero nadie se comunicó con nadie en la obligación conjunta de precautelar la ley y castigar a quien la infrinja. Y el resultado de tan incomprensible desconexión entre balas de pólvora –Pareja anda forajido disfrutando el botín del pueblo – aboca al desengaño.

Con la voz de la oposición todavía en incomprensible silencio, la desilusión ciudadana sobrepasa declaraciones y réplicas para proyectarse en los interrogantes reales que atañen al caso: cómo funcionan los órganos de control y cuál es el encaje de los tiempos.

La pista sobre enredos en los negocios del petróleo es de vieja data y nunca nació de instancia oficial alguna sino de los ‘Papeles de Panamá’, aireados por la prensa independiente, siempre denostada y mancillada desde la misma oficialidad.

El polvorín de los papeles estalló hace seis meses, pero mucho antes, en octubre de 2014, Diario EXPRESO sufrió una fuerte multa por revelar una glosa de la Contraloría General del Estado que alertaba sobre el desvío de 29,3 millones de dólares en la Refinería del Pacífico. La dura sanción obedeció entonces a disparos de igual trayectoria cambiada: el vicepresidente Glas pidió durante una sabatina sancionar al Diario por la publicación, en lugar de ordenar la comprobación de la denuncia de Contraloría.

La captura de Carlos Pareja Yannuzzelli y la restitución del botín cerrarían esta mala película cuyo desenlace inconsistente en actitudes no aventura por ahora un final feliz. Después de seis meses tras su pista solo queda el endeble rastro de un forajido todavía sin orden de busca y captura. Y eso, en el pueblo que sufre el tiroteo, a nadie tranquiliza.