Reparos verdeflex al acuerdo

  Actualidad

Reparos verdeflex al acuerdo

Hay inquietudes. La Asamblea Nacional tendrá en sus manos el futuro del acuerdo comercial con la Unión Europea, en unas semanas.

Reparos verdeflex al acuerdo

Hay inquietudes. La Asamblea Nacional tendrá en sus manos el futuro del acuerdo comercial con la Unión Europea, en unas semanas. Por eso, el Gobierno busca que sus legisladores estén en sintonía con la ratificación del texto y lo aprueben. Algunas voces, sin embargo, tienen reparos al documento que da nuevas reglas para las inversiones y el comercio bilateral.

Juan Carlos Cassinelli, ministro de Comercio Exterior, organizó, el martes, un taller de casi tres horas con los asambleístas verdeflex para disipar dudas. Una de las más recurrentes fue el tratamiento que tendrán los productores de la economía popular y solidaria.

Esteban Melo, asambleísta de PAIS, en representación de los ecuatorianos en Europa, explicó que la explicación más importante fue que el acuerdo comercial no se parece a un Tratado de Libre Comercio (TLC) porque respeta la asimetría de las economías ecuatoriana y del bloque europeo.

Ese fue el primer respiro para el frente de izquierda más radical del oficialismo.

Alexandra Ocles, asambleísta de PAIS, es una de las que más dudas tenía. Ella dijo que hay un “malestar” porque, por ejemplo, no se involucró a los legisladores en los términos de negociación. Ahora, dijo a EXPRESO, hay un texto definido y no hay mucho que hacer.

En el taller, cuenta Ocles, se dio espacios para todo tipo de preguntas. Claro que los asistentes sabían que no se puede hacer ningún cambio, solo tratar de entender la necesidad de un acuerdo comercial con los 28 países de la Unión Europea.

Entre las inquietudes estaba la situación que enfrentarán los pequeños productores. ¿Cómo se los capacitará? ¿Cómo se protegerá su producción y mercado? y ¿Qué tareas de difusión se cumplirán?, fueron algunas de las preguntas.

Cassinelli dijo, ayer luego de una comparecencia en la Comisión de Desarrollo Económico de la Asamblea Nacional, que las preguntas, e incluso las discrepancias, son válidas. Él asegura que todas las inquietudes son bienvenidas y que los actores económicos ecuatorianos están protegidos.

Los plazos y medios de protección dejaron satisfechos a varios de los asistentes. Entre los ausentes estuvo Virgilio Hernández. Él no acudió al conversatorio y evitó hacer comentarios a favor o en contra del documento comercial porque dijo que no conocía mayores detalles.

En lo que coinciden los consultados es que, pese a las discrepancias y malestares, el acuerdo debe ser aprobado por la Asamblea. Cassinelli dijo que nadie ha propuesto otro camino en caso de no ratificar el tratado con uno de los socios más importantes del Ecuador. Ocles está de acuerdo.

Patricio Donoso, asambleísta de CREO, espera que las cuestiones ideológicas no arruinen la última fase del acuerdo. Él espera que los miembros de PAIS se sumen a una iniciativa por la que su movimiento votará a favor.

El ministro no cree que haya sorpresas en la aprobación y destacó algunas de las preguntas más frecuentes. Dijo que, por ejemplo, las grandes marcas de moda europea no entrarán con menores precios al país y, por tanto, no afectarán a la industria nacional. Para estar exento de aranceles, la ropa traída de Europa deberá tener más del 40 % de insumos de los 28 países del bloque. Si tiene más partes de otros países no gozará del beneficio.