Actualidad

Rendir cuentas, sí; buscar votantes, no

Nuevas reglas para que no se distorsione el informe anual de gestión. No podrán usar fondos públicos para contratar artistas.

CPCCS
El pasado 19 de diciembre, el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, en sesión en su sede institucional de Guayaquil, aprobó las reformas al Reglamento de Rendición de Cuentas.Alfonso Albán

Ya no podrán confundir (con intención o no) los eventos de rendición de cuentas anuales con actos artísticos, de promoción personal y hasta de búsqueda de votos.

CONSEJO DE PARTICIPACIÓN

El Consejo de Participación cierra filas en contra de la enmienda a la Constitución

Leer más

En las recientes reformas al Reglamento de Rendición de Cuentas aprobadas por el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, este organismo (receptor de las rendiciones de cuentas), estableció algunas prohibiciones para que estos eventos obligatorios para instituciones públicas, autoridades electas, organismos que manejan fondos públicos y medios de comunicación no sean utilizados como una plataforma de promoción personal para propios o terceros.

El consejero de Participación Ciudadana, David Rosero, reconoció a EXPRESO esta frecuente distorsión de la rendición de cuentas, sobre todo cuando las fechas para esta se juntan o acercan a la campaña electoral. Es por ello que la reforma al reglamento ahora prohíbe el gasto de recursos públicos en programas artísticos, protocolos, decoraciones y otro tipo de gastos suntuarios “que atenten el principio de austeridad”. “Durante el Gobierno anterior era usual utilizar artistas y prácticamente se desvirtuó la acción propia de la rendición de cuentas”, comentó Rosero.

Fueron actos netamente de propaganda para que se vaya aplaudir, pero eso no es un proceso de rendición de cuentas porque es una retroalimentación de doble vía. La autoridad habla y escucha.

David Rosero, vocal del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social.

Además, el Consejo también modificó las fechas para estas rendiciones de cuentas con la finalidad que no se junten con la campaña electoral. Para las autoridades electas, la rendición será en marzo de cada año, menos cuando coincida con las elecciones;en ese caso será en abril. La fecha para los comicios del 2021 está previsto que no pase del último domingo de febrero.

Mauricio Alarcón, director ejecutivo de la Fundación Ciudadanía y Desarrollo, considera positivas las prohibiciones establecidas en el artículo 27 del reglamento para que esta obligación no se convierta en “fiestas para rendir cuentas”. Sin embargo, planta una interrogante:¿cuál es la sanción en caso de que esto pase?

El reglamento corrige bastante el tema de la rendición de cuentas estableciéndolo como un proceso realmente participativo y en doble vía. El hecho de que consagre deliberaciones públicas es bueno.

Mauricio Alarcón, director ejecutivo de la Fundación Ciudadanía y Desarrollo

La reforma faculta a la ciudadanía a, de comprobarse la violación de uso de recursos públicos en gastos suntuarios, denunciar ante el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social “con la debida documentación de sustento mediante la cual se pueda verificar la comisión de estos actos”. Si no es así, será archivada.

Christian Cruz Cpccs

Participación celebra el “fracaso en la recolección de firmas” para su eliminación

Leer más

Pero eso no responde la duda de Alarcón. El reglamento no contempla sanciones, ni el Consejo tiene atribuciones sancionatorias. La lista anual de autoridades e instituciones que no cumplen con la rendición de cuentas es remitida a la Contraloría para que esta investigue cada caso. “¿Cómo va a proceder el Consejo en caso de recibir una denuncia? ¿La asimilará a un caso de corrupción? Creo que es interesante. Hay una buena intención detrás, pero en la práctica es poco viable”.

Otros datos

Las instituciones y autoridades que incumplan con la rendición serán reportadas por el Consejo de Participación a la Contraloría para la investigación de su gestión.

El reglamento contempla las deliberaciones públicas como parte del proceso. Son un espacio de intercambio de ideas razonadas, reza la normativa, entre ciudadanos y la autoridad.

Las identidades del ciudadano y servidores públicos que denuncien el uso de recursos públicos en gastos suntuarios de rendición de cuentas serán reservadas.