El radar de Montecristi se alista para viajar a Latacunga

  Actualidad

El radar de Montecristi se alista para viajar a Latacunga

La Fuerza Aérea consiguió que la Fiscalía levante la prohibición de mover el aparato. Ese ente investiga la explosión ocurrida en noviembre

RADAR MONTE
Vigilancia. Miembros de la Fuerza Aérea Ecuatoriana estuvieron a cargo de la vigilancia del aparato.Gustavo Guamán

Es cuestión de días. El radar instalado el 26 de octubre de 2021 en el cerro de Montecristi, inutilizado por una explosión el 7 de noviembre del mismo año, irá hasta un centro de mantenimiento de la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE). Lo confirmó el ministro de Defensa, Luis Hernández.

El traslado del aparato no era posible por una disposición de la Fiscalía. Esa entidad abrió una investigación previa para determinar las causas de la explosión ocurrida en el radar tan solo 11 días después de su instalación. El objetivo del radar era monitorear las actividades relacionadas con el tráfico de drogas que se ha registrado en esa zona de Manabí.

El pasado 8 de abril la Fiscalía levantó la orden de aislamiento y la prohibición para mover el radar tras un pedido de las autoridades militares que alertaron las posibles afectaciones que sufría la infraestructura como consecuencia del temporal que vive Manabí.

RADAR

Cinco meses sin respuesta por el radar de Montecristi

Leer más

La FAE había recibido las recomendaciones de la empresa española Indra y de los técnicos de la Fuerza Aérea que reiteraban la importancia de ese traslado desde el punto de ubicación actual, que es la cima del cerro de Montecristi.

Mientras vayamos obteniendo la información les daremos a conocer.

Geovanny Espinel, comandante de la Fuerza Aérea

¿La razón? Las condiciones metereológicas de la zona no son apropiadas por cosas como la alta humedad que, al estar el radar sin funcionamiento, corre el riesgo de deteriorar alguna de las partes.

Esas mismas condiciones climáticas son las que al momento retardan su traslado al sitio en el que se pueda hacer una mejor verificación y cálculo del costo de la reparación.

La recomendación de los técnicos es que sea movilizado a Latacunga no solo por el clima, sino porque en esas dependencias militares está el Centro de Mantenimiento de Radares que dispone de un banco de pruebas que permitirían verificar la real situación de los componentes electrónicos del artefacto. El radar fue recibido por los técnicos de la Fuerza Aérea el pasado 14 de abril.

El general Geovanny Espinel, comandante de esa rama de las Fuerzas Armadas, dio a conocer que solicitó al Comando de Operaciones Aéreas y Defensa la realización de un plan de movilización del radar que debe contener disposiciones a todas las áreas encargadas para el desplazamiento del aparato con todas las seguridades.

La aspiración es que las condiciones climáticas mejoren en las próximas dos semanas y se concrete el desplazamiento tras el análisis de las condiciones de las vías, la mejor ruta, participantes y otros aspectos.

Por su parte, Interoceánica, la empresa que tiene la póliza de todo riesgo de los radares con el Ministerio de Defensa, señaló que dentro de las condiciones de la misma, se establecen los requisitos para la reclamación de un siniestro.

Añadió que los requisitos en el caso del aparato colocado en el cerro Montecristi (Manabí) se encuentran supeditados a la determinación del informe de investigación de la Fiscalía.

Anunció que, una vez que Fiscalía determine las causas del siniestro, el asegurado podrá documentar su siniestro ante la aseguradora para el análisis, de acuerdo con los lineamientos que se enmarcan en el contrato (póliza de seguro).

El incremento de la captura de aeronaves que transportaban droga hacia Centroamérica despertó las alertas sobre las actividades ilícitas en el sector. La colocación del radar recibió la oposición de ciudadanos de Montecristi.

Narcotráfico

Preocupa la liberación de implicados

El trabajo de interdicción de avionetas con droga y la captura de sospechosos se han topado con las actuaciones de jueces.

El año pasado el comandante de la FAE, Geovanny Espinel, expresó la preocupación por la liberación a un piloto mexicano involucrado en acciones ilícitas. Estaba en la avioneta que llevaba canecas de combustible para actividades de narcotráfico. El año pasado unas cinco aeronaves no identificadas, relacionadas con narcotráfico, fueron interceptadas.

La cifra

25 militares entre oficiales y aerotécnicos son parte de un proceso administrativo en la FAE.