Actualidad

En una quebrada termino la busqueda del sargento

Hasta ayer, Patricia Toca abrigaba esperanzas de encontrar a su esposo con vida. Pero a medida que pasaban los minutos, cualquier optimismo se desvanecía.

Dolor. Patricia Toca y su familia no podían ocultar el dolor que les causó encontrar a su esposo sin vida.

Hasta ayer, Patricia Toca abrigaba esperanzas de encontrar a su esposo con vida. Pero a medida que pasaban los minutos, cualquier optimismo se desvanecía.

El sargento de Policía, Héctor Jácome, fue hallado muerto en el fondo de una quebrada del parque Las Cuadras, en el sur de Quito. La familia confirmó su identidad a través de huellas dactilares.

“¿Por qué dejaron sin padre a mis hijos?”, se preguntaba Toca en medio de un llanto desesperado. La parentela cree que Jácome fue asesinado.

Sin embargo, Diego Fuentes, viceministro del Interior, dilucidó que el policía murió de manera accidental, al caer al fondo de la hondonada.

No hay rastros de la utilización de arma de fuego o arma blanca, menos aún por estrangulamiento, sino de manera accidental por ahogamiento. “El cuerpo presenta un golpe en la parte frontal de su cabeza, propio de una caída o por el arrastre por el caudal del fondo de la quebrada”, dijo el funcionario en rueda de prensa.

El cuerpo fue encontrado a las 16:00 del lunes, en avanzado estado de descomposición y a 16 días de su misteriosa desaparición, registrada el 7 de octubre. Una fecha lamentable para la Policía Nacional. En la mañana de ese día, agentes de la Dinased de Guayaquil localizaron el cadáver descuartizado del teniente Wilmer Goyes, quien también estuvo desaparecido nueve días.

El hallazgo de Jácome lo realizó una pareja que paseaba por Las Cuadras. El cuerpo estaba atrapado entre piedras y ramas. Enseguida comunicaron al guardia, quien dio aviso a la policía de la zona.

Al sitio también llegaron miembros de la Dinased y Criminalística, quienes apenas lograron distinguir que llevaba puesto un pantalón jean y los zapatos.

Pasadas las 19:00, arribaron los familiares del sargento. Ellos rogaban a Dios que no fuera su ser querido. Llevaban fotografías para reconocer aquel cadáver, lo que fue confirmado al siguiente día.

Pero, para reconfirmar la identidad, Ponce anunció que en las próximas horas se realizarán exámenes toxicológicos y dentales.

Para hoy, los deudos tenían previsto realizar el sepelio del sargento. “Vamos a enterrarlo, pero luego de las investigaciones que se hagan lo cremaremos”, dijo Toca. PVC / HA / MAG