Actualidad

Protocolo Especial regula tres necesidades de Julian Assange

El documento fue emitido el 11 de octubre pasado. Se contemplan pasos a seguir para visitas, comunicaciones y atención médica del asilado.

Referencial. Assange en una de sus apariciones públicas en el balcón de la Embajada.

El asilo de Julian Assange en la Embajada Ecuatoriana de Londres ha requerido de un tratamiento tan especial, que desde el 11 de octubre pasado se ha traducido en un protocolo pensado solo en él. El documento regula tres cosas: visitas, comunicación y atención médica.

En marzo pasado el acceso a Internet y redes sociales le fue negado por haber expresado sus opiniones en temas políticos. Ese servicio ahora está dispuesto oficialmente a que se cumpla como una conexión provista por la red Wifi de la Embajada del Ecuador.

El activista y programador se mudó a esta Embajada en 2012 al ser requerido por la justicia británica; es australiano, pero se naturalizó ecuatoriano en 2017. Es un conocido hacker que dirigió y fundó el sitio web Wikileaks.

Ahora con este protocolo ya en vigencia, Assange deberá tener mayor cuidado. Ya que se aclara que su incumplimiento se “entenderá como un rechazo a las condiciones de asilo (...) Lo que podrá ser causal para la terminación del asilo diplomático”, según se señala en el Protocolo.

Para tener un poco más clara la situación del australiano, estos son los principales requisitos que Assange deberá tener en cuenta para permanecer con el apoyo de Cancillería.

- Las visitas deben anticiparse. La autorización deberá ser dirigida al Jefe de la Embajada de Ecuador en Londres, con al menos tres días laborables previos a la visita, a través de un correo a eecugranbretania@cancilleria.gob.ec

- La solicitud que se haga debe cumplir ciertas características. Nombres y apellidos de quien hace la petición. Tipo y número de documento de identidad, país de expedición y nacionalidad del solicitante. Indicar también su profesión y lugar de trabajo. Explicar en el correo los motivos de la visita y duración de la misma.

- Habrá opción para ser “Visitante Frecuente”, si así lo requiere.

- Las aprobaciones de las visitas se comunicarán también por correo. Sin embargo, la Embajada no dará explicación de su decisión, ya sea positiva o negativa y “se reserva el derecho de cancelar en cualquier momento una autorización de visita al señor Julian Assange”.

- Los filtros de control son indispensables en el ingreso a la Embajada. Además de que las visitas para Assange serán llevadas con un registro escrito en la institución.

- El máximo de personas que podrán visitar al asilado al mismo tiempo, son tres. Aunque se puede ampliar dependiendo de lo que autorice el Jefe de la Embajada.

- Las comunicaciones adicionales, que comprendan más allá del servicio de Internet, deberán ser pagados por Assange. Aunque se deja la posibilidad de hacerlo en casos excepcionales, previo aprobación del Jefe de la Embajada.

- Cualquier dispositivo electrónico que ingrese a la Embajada deberá ser autorizado y precisarse todos sus detalles.

- Se aclara que la Embajada no será responsable de los “contenidos de las comunicaciones, declaraciones, documentos o cualquier idea que efectúe Julian Assange mientras se encuentre dentro de la Misión Diplomática del Ecuador en Londres”.

- Las evaluaciones médicas serán trimestrales. Sin embargo, el asilado es libre de solicitar atención médica en cualquier momento. Estas visitas no requerirán cita previa.

- Como parte de la salubridad del espacio que ocupa en la Embajada, se determina que Assange se encargue del “bienestar, alimentación, aseo y cuidado adecuado de su mascota”. En caso de no hacerlo, corre el riesgo de que su gato James sea entregado a otra persona o a un refugio de animales.

En este documento se insiste en que el fundador de Wikileaks debe ser respetuoso con las normas del asilo diplomático, especialmente, con “la prohibición de realizar actividades que pudieran ser consideradas como políticas y de interferencia en los asuntos internos de otros Estados”.