Las protestas dejaron huellas en el Centro Historico

  Actualidad

Las protestas dejaron huellas en el Centro Historico

Los enfrentamientos y disturbios registrados en Quito le pasaron factura al Centro Histórico. El escenario de marchas en contra de las medidas económicas adoptadas por el Ejecutivo —el pasado 1 de octubre— quedó maltrecho en diferentes puntos.

Imagen del 4 de octubre de 2019. Las protestas registradas en Quito, tras el anuncio de medidas económicas por parte del Gobierno Nacional, dejan secuelas en el Centro Histórico.

Los enfrentamientos y disturbios registrados en Quito le pasaron factura al Centro Histórico. El escenario de las marchas en contra de las medidas económicas adoptadas por el Ejecutivo —el pasado 1 de octubre— quedó maltrecho en diferentes puntos.

“El Municipio de Quito indicó que (los daños) suman un total de USD 500 000 porque se agregan daños de contenedores y otros de mobiliario urbano”, señala un comunicado. Los daños se centran en la destrucción de propiedad privada, afectación al espacio público, daños al sistema de semaforización, robo de rejillas y sumideros de hierro fundido del sistema de alcantarillado, grafitis, entre otras cosas.

El escrito señala tres puntos críticos: La Marín, San Blas–Mercado Central y la Plaza del Teatro. La Municipalidad indicó que como primer paso se realizará la limpieza y desalojo de escombros, reposición de postes y luminarias. También la rehabilitación de aceras en el área patrimonial y demás trabajos de imagen urbana.

El costo aproximado de la intervención en el Centro ascendería a los 200 mil dólares, detalla el informe aprobado por la directora de Investigación y Diseño del Instituto Metropolitano de Patrimonio, Ana Andino.

Para la evaluación de daños se tomaron en cuenta las calles Chile, Guayaquil, García Moreno, Manabí, Olmedo, Espejo, y los sectores de la Marín, San Blas, Plaza del Teatro, Coliseo Julio Cesar Hidalgo, Mercado Central, Regimiento Quito.

El pasado jueves 3 de octubre, con el inicio del paro de transportistas, diferentes manifestantes mostraron su rechazo por la eliminación del subsidio a los combustibles. La situación terminó en enfrentamientos con piedras —de lado de los protestantes— y gases lacrimógenos —empleados por policías—. Tras cinco días de protestas, aún se registran manifestaciones y cierres de vías en diferentes ciudades del país.