La promesa de concesion vuelve con tres propuestas

  Actualidad

La promesa de concesion vuelve con tres propuestas

Aunque los procesos están avanzados, los ingresos entrarán en la contabilidad del próximo año. Según el Gobierno, habrá dos adjudicaciones y una venta.

Según conoció EXPRESO, el proceso más avanzado es la concesión de la hidroeléctrica Sopladora.

Es un tema que se quedó en el discurso, al menos por ahora. La monetización de activos y concesión de empresas o proyectos estatales no aterrizó en las reformas y propuestas hechas el martes por el presidente Lenín Moreno. Eso pese a que desde 2018 se habló de entregar a manos privadas al menos tres empresas del Estado.

Que no haya sido mencionado en la cadena nacional no significa que el plan esté descartado. Todo lo contrario. Según las autoridades, esta vez hay tres procesos en firme y que se concretarán en el primer semestre del próximo año.

Según conoció EXPRESO, el proceso más avanzado es la concesión de la hidroeléctrica Sopladora. El proyecto es uno de los siete emblemáticos que promocionó el Gobierno anterior. Está ubicado en el límite de las provincias de Azuay y Morona Santiago.

El proceso está avanzado y podría concretarse hasta finales de este año. Sin embargo, y para evitar salidas en falso -habituales en la concesión de bienes del Estado- no se mencionó esta alternativa en el paquete de medidas económicas. Los ingresos generados serán considerados en los rubros del Presupuesto General del Estado de 2020.

Las condiciones de la concesión también son un misterio. Ecuador proponía un modelo de administración de la planta, pero no se han dado detalles.

La segunda concesión ha sido promocionada desde Carondelet. Exfuncionarios cercanos al presidente Moreno hablaron de entregar CNT a manos privadas. Claro que, aclararon, había que sanear balances y cuentas de la estatal de telecomunicaciones.

Ahora, según conoció este Diario, hay al menos tres interesados en terminar el trabajo de ordenar cuentas y administrar a la empresa. Aquí se habló de unos 4.000 millones de dólares por 20 años de concesión.

El modelo contemplaba, además, utilidades para los empleados e ingresos adicionales por pagos de Impuesto a la Renta.

La tercera alternativa que baraja el Ejecutivo no es una concesión. Es una venta. Por un monto aún no divulgado, el Gobierno espera vender el Banco del Pacífico. Esa entidad financiera es privada, pero su accionista mayoritario es el Estado.

Al momento existen siete ofertas para la compra del banco. No existen datos de los potenciales compradores.

Si la transacción es exitosa significaría un avance de las palabras a los hechos. El gobierno del expresidente Rafael Correa también pensó en vender el banco, pero fracasó en su intento. De hecho, fracasó en todas las iniciativas de concesión.

Al final de su gobierno, con menos ingresos, Correa habló de concesionar las grandes hidroeléctricas para generar recursos adicionales. Dispuso que se avance con las valoraciones, pero nunca se concretó una operación.

Lo mismo puede decirse de gobiernos anteriores a Correa e incluso de la actual administración. Moreno, a través de su personal más cercano, habló de concesionar las empresas públicas de electricidad CNEL y Celec. Las dos, tal como publicó este Diario el mes pasado, son de las que más recursos generan para el Estado.

Entre enero y julio de este año, CNEL tuvo ingresos superiores a los gastos por 220,6 millones de dólares. Más que la mayoría de las entidades empresariales del Ejecutivo.

html