La primera opción debe ser mantener escuelas abiertas incluso con Ómicron, dice Unicef

  Actualidad

La primera opción debe ser mantener escuelas abiertas incluso con Ómicron, dice Unicef

El organismo considera que 2022 no puede ser un año más de aprendizaje interrumpido. Tiene que ser el año en que la educación

Clases en casa
David Tapia, de 10 años, recibe clases en línea a través de las plataformas virtuales que tiene el colegio donde estudia.Christian Vinueza / EXPRESO

Mientras los expertos en salud pública y los científicos intentan comprender la nueva variante Ómicron, los casos de COVID-19 vuelven a aumentar en todo el mundo. La incertidumbre en muchos países ha sido considerar si mantener las escuelas abiertas es la mejor opción. Unicef está segura que "otra oleada de cierres generalizados de escuelas sería desastrosa para los niños. La educación presencial es necesaria y urgente".

Por eso el organismo considera que la primera opción debe ser mantener las escuelas abiertas incluso con la presencia de la variante.

coe cantonal

El COE de Guayaquil ratifica que la suspensión de clases será por 30 días y no sólo por otra semana

Leer más

Desde Nueva York Unicef, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, ha reflexionado que lo que los niños, niñas y adolescentes han perdido por no poder asistir a la escuela puede que no se recupere nunca. Insiste en que, ya sea la pérdida de aprendizaje, las afectaciones a su salud mental, la exposición a la violencia y el maltrato, o la limitación de las habilidades sociales, todas estas consecuencias afectarán al rendimiento educativo de los niños y su participación en la sociedad y a su salud. 

"Esta generación de niños en edad escolar podría perder colectivamente 17 billones (millones de millones) de dólares en ingresos potenciales de por vida", afirma y señala que los más afectados son los niños que viven en entornos con pocos recursos económicos y que no tienen acceso a herramientas de aprendizaje a distancia, así como los más pequeños que se encuentran en etapas críticas de su desarrollo. 

Asegura que hay que evitar que se siga posponiendo el retorno a las escuelas siempre que sea posible. Cuando la transmisión comunitaria de COVID-19 aumenta y se hacen necesarias medidas estrictas de salud pública, las escuelas deben ser las últimas en cerrar y las primeras en reabrir. 

Reapertura del vacunatorio

El porcentaje de vacunados en edad escolar promedia el 60 % con una sola dosis y el 40 % con dos

Leer más

Pero, en muchos casos, la decisión ha sido mantener las escuelas cerradas como primer recurso, mientras que todo lo demás ha permanecido abierto, incluso bares, restaurantes, estadios y centros recreativos, lugares donde los niños acuden con sus familias. 

Precisamente en el país el retorno voluntario y presencial a clases se había previsto para la semana del 17 de enero. El vertiginoso incremento de contagios motivó a las autoridades a aplazar ese retorno en momentos en los que las familias se habían preparado con pruebas y medidas para enviar a sus hijos a las aulas. 

El país entró en una fase de semaforización con 193 cantones declarados en rojo y tan solo dos en verde. La capital de la República entró el martes en alerta roja que se prolongará hasta el próximo martes. Mientras el COE nacional anunciará la tarde de este sábado 22 de enero de 2022 las nuevas medidas luego de analizar las cifras de los contagios en la semana que termina y que ha sido considerada la más crítica.

Unicef reitera que se sabe que las medidas de mitigación en las escuelas son eficaces. "Debemos utilizar este conocimiento para hacer todo lo posible por mantener las escuelas abiertas. No se puede esperar a que el número de casos sea cero. Los datos muestran claramente que las escuelas primarias y secundarias no se encuentran entre las principales fuentes de transmisión del virus", destaca.

Añade que el riesgo de transmisión del COVID19 en las escuelas se puede controlar en la mayoría de los casos si se adoptan las medidas de mitigación adecuadas y más en Ecuador, que cuenta con la ventaja de tener a una gran parte de la comunidad educativa con la vacunación completa. "El cierre de escuelas hipoteca el futuro de los niños y del país. Es hora de priorizar a los niños y mantener las escuelas abiertas de forma segura", finaliza el comunicado.