Su primera alegria

  Actualidad

Su primera alegria

La variante le dio resultado al entrenador charrúa. En los momentos más complicados apareció Samaniego y se convirtió en figura y en goleador.

Celebración. El mediocampista Daniel Samaniego es felicitado por sus compañeros tras anotar el tercer gol para El Nacional, ayer en el estadio Rumiñahui, de Sangolquí.

Recién encontró la fórmula del triunfo en la séptima fecha del torneo local. El Nacional tuvo que venir de atrás para superar ayer al Clan Juvenil y salir del fondo de la tabla de posiciones.

El campo del estadio Rumiñahui estuvo en mal estado. ¿La razón? Soportó una fuerte lluvia, desde dos horas antes del partido. Pero eso no fue obstáculo para que lleguen los goles.

La principal novedad en el cuadro criollo fue la presencia, desde el pitazo inicial, de Daniel Samaniego. El objetivo del técnico Eduardo Favaro con el ‘Chupete’ en el medio sector era controlar el balón y ser más ofensivos.

La variante le dio resultado al entrenador charrúa. En los momentos más complicados apareció Samaniego y se convirtió en figura y en goleador.

Con el imbabureño Carlos Sevilla, en cambio, no se dio eso de que “técnico que debuta, técnico que gana”.

El experimentado entrenador del Clan Juvenil (de 66 años y que ha dirigido 15 equipos) hizo cuatro variantes. La primera estuvo en la defensa con Víctor Macías. Las caras nuevas en el medio campo fueron Jairon Bonett y Diego Chamorro. El estratega se decidió por Pablo González como el compañero de ataque de Narciso Mina.

El Clan ganaba 2-0 en 18 minutos. Sin embargo, no pudo sostener el marcador.

Cuando mejor hacían las cosas los visitantes, el conjunto sangolquileño se puso en ventaja: Jhonny Baldeón hizo efectiva una pena máxima.

Tres minutos más tarde llegó la segunda puñalada para los militares, tras un autogol de Marco Montaño.

Pero los criollos no bajaron los brazos y en seis minutos lograron nivelar la balanza. Primero fue Adolfo Muñoz, quien venció al golero Bonar García. Luego Daniel Samaniego empató y en la complementaria puso a ganar a El Nacional.

Quedaba tiempo para más anotaciones. El recién ingresado Luis Congo consiguió el 3-3.

Marco Montaño tuvo una dulce revancha y pagó la deuda del autogol. El joven defensa convirtió el tanto de la victoria de El Nacional.