Actualidad

Elecciones primarias, un saludo a la bandera

Pese a estar regulado, los candidatos de los partidos no se eligen por democracia interna.

nota alfonso
 En la imagen, Juan Vizueta ejerce su derecho al voto en el proceso interno en la Universidad de Guayaquil.Archivo

Algunos ya se llaman a sí mismos candidatos. Dan por hecho no solo que el Consejo Nacional Electoral calificará sus eventuales postulaciones, sino que sus bases así los proclamarán. Estas autodesignaciones, más allá de ser apresuradas, desvirtúan los procesos de primarias o elecciones internas que son los espacios propios de las organizaciones políticas que proclaman esas candidaturas ante la mirada de observadores del Consejo Nacional Electoral.

LA CANTERA

Inyectar sangre joven en la política es un reto para los partidos políticos

Leer más

¿Si ya dan por hecho la designación de una candidatura, para qué sirven las primarias? “En Ecuador no hay procesos de democracia interna porque si no existen afiliados, ni padrones, es imposible que se pueda controlar un verdadero proceso de democracia”, comenta el expresidente del Tribunal Supremo Electoral, Medardo Oleas, quien asegura que ni el Consejo Nacional Electoral puede establecer el número y nombres de afiliados y adherentes de las organizaciones políticas.

El Código de la Democracia contempla tres modalidades de elecciones internas: primarias abiertas, primarias cerradas y elecciones representativas. En la primera votan afiliados, adherentes y cualquier ciudadano que goce de sus derechos políticos; en la segunda, solo los afiliados y adherentes; y la tercera es reglamentada por los estatutos internos de cada partido y movimiento político. Esta última es la más utilizada por las organizaciones.

Para el analista y consultor político, César Luis Barthelotti, la institucionalización de las primarias en el Código obedeció a un intento de “mostrar” a la ciudadanía que los partidos podían ser democráticos y atacar a aquellos miembros que “nombraban a dedo” a los candidatos, lo que aún no se logra. “Jamás se estableció correctamente las reglas de estas primarias y su obligatoriedad se tradujo en un ejercicio de aclamación con la presencia de delegados electorales, pues los candidatos ya estaban nombrados, bien por los dueños nacionales, bien por los caciques locales, bien por los aparecidos en cada partido huérfano de líderes”, comenta el experto.

Todo político que aspira a una candidatura debe pasar por elecciones internas para definir su inscripción con una organización o alianza, si no quedaría en una aspiración personal.

Jorge Vélez
​director en Guayas del Movimiento Centro Democrático

Del lado de las organizaciones políticas se ciñen al sistema establecido. Jorge Vélez, director en Guayas del movimiento Centro Democrático, defiende el derecho de todo nacional a aspirar a una candidatura siempre y cuando, previo a la inscripción, “se sometan a los reglamentos internos de cada organización política” para la proclamación de esa postulación. Son reglas concebidas para que las sorpresas no sean un factor.

Las primarias son un sainete para cumplir ante el CNE porque todas las listas están supuestamente elaboradas... Ninguno en los últimos tiempos ha demostrado mantener un proceso.

Medardo Oleas 
​expresidentre del Tribunal Supremo Electoral

Es casi imposible que antes o durante el proceso de primarias se presente una o varias candidaturas que compitan con la del líder político del partido o del movimiento. Lo que siembra más cuestionamientos sobre la existencia o no de una verdadera democracia interna, pese a estar normada en el Código y los reglamentos de cada organización política.

Pugna CNE

Los reglamentos ponen a correr al Consejo Nacional Electoral

Leer más

Además de un padrón, Oleas considera que para verdaderos procesos de primarias se necesitan que candidatos compitan en listas, someterse a la votación y escrutinio ante delegados del CNE. Una propuesta similar lanza Barthelotti, quien pone como ejemplo el modelo argentino: Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO). “Con eso es la ciudadanía y no los líderes de los partidos quienes determinan si un partido y un candidato están o no en la papeleta”. 

En las reformas

Plazos

Las organizaciones efectuarán sus procesos de democracia interna en un periodo de 15 días que inicia 60 días previos al cierre de la inscripción de candidaturas.

Impugnación

Las primarias son impugnables en segunda instancia ante el CNE. Agotada la instancia interna administrativa se podrá recurrir ante el Tribunal Contencioso Electoral.

Paridad

La reglamentación de democracia interna e inscripción de candidaturas debe responder a las disposiciones de paridad de género e inclusión generacional.