Actualidad

Un preso con rango

El vicepresidente tendrá escolta en la cárcel. Glas disfruta de una celda individual. Su hermano fue el primero en visitarlo.

Visita. Heriberto Glas, hermano del vicepresidente (de chompa café) fue el primero en llegar a la cárcel 4 para visitar al segundo mandatario.

El vicepresidente sin funciones Jorge Glas heredó la celda que el exministro de Hidrocarburos Carlos Pareja Yannuzzelli ocupaba en la cárcel 4, al norte de Quito.

El espacio, que dispone de una cama y un baño privado, se ubica en el segundo piso del bloque principal del centro de mínima seguridad.

En este sitio cumplirá el encierro también un miembro de la seguridad del vicepresidente que estará directamente con él, según informó la ministra de Justicia, Rosana Alvarado. La funcionaria indicó que habrá un grupo de custodia afuera.

Explicó que son los miembros de la escolta del segundo mandatario, a los que todavía tiene derecho. El espacio que ahora ocupa Glas perteneció a Pareja desde su regreso al país el 11 de agosto. El lunes, unas horas antes de la llegada del nuevo huésped, Pareja fue llevado al Centro Regional de Latacunga, en Cotopaxi, en donde tendrá una celda transitoria con cama y baño personales.

Las visitas en la cárcel 4 se celebran los sábados por tres horas. Ese horario no aplica para los abogados que pueden visitar a sus clientes cualquier día para preparar estrategias de defensa.

Aunque ayer no fue sábado, el vicepresidente ya recibió visitas. La primera fue de su hermano Heriberto, quien llegó antes de las 09:00. Ingresó y se fue sin dar declaraciones.

El segundo visitante fue Eduardo Franco, su defensor, quien arribó pasadas las 09:30 y se fue casi una hora y media más tarde. Franco señaló que el vicepresidente está bien de salud, pero molesto con la resolución de Miguel Jurado, quien el lunes ordenó su prisión preventiva.

El juez acogió el pedido del fiscal Carlos Baca Mancheno, quien solicitó el cambio de la prohibición de salida del país impuesta al vicepresidente el pasado 29 de agosto, cuando fue vinculado al caso Odebrecht por presunta asociación ilícita.

Glas es el inquilino de más alto rango que ha tenido la cárcel 4, casa originalmente destinada para ser ocupada por policías. Su historia se remonta a la década del 80. Era una casa adquirida por el club de clases y policías que pasó a albergar a los agentes sospechosos del caso Restrepo.

Por este centro han pasado sentenciados por la revuelta policial del 30 de septiembre de 2010 como el coronel Rolando Tapia, exjefe de la escolta de la Asamblea.

También el excomandante de Policía Fausto Tamayo, uno de los sentenciados por la presunta venta ilegal de pases. Tamayo no está solo en su celda. Con él están cinco personas que duermen en dos literas y dos colchones en el piso.

Se han turnado en ocupar espacios en la cárcel 4, Álex Bravo, exgerente de Petroecuador, quien habitaba en el cuarto que luego fue de Pareja. También estuvo Marco Calvopiña, otro exgerente de la estatal que fue llevado al CDP y luego a la cárcel de Latacunga. Su espacio en el CDP fue asignado a Bravo.