Política

La oleada electoral femenina, poco o nada se sentirá en 2021

La cuota obligatoria del 15 % de cabeza de listas pluripersonales no cambiará la actual composición. Preocupa una eventual manipulación de la reforma.

Mujer
Referencial. Desde las próximas elecciones legislativas comienza a regir la cuota de jóvenes para las listas de candidaturas pluripersonalesInternet

La ola femenina en la Asamblea deberá esperar un periodo más. Las recién aprobadas reformas al Código de la Democracia obligarán a las organizaciones políticas a reservar a las mujeres, por lo menos, el 15 % de las cabezas de las listas que postulen para asambleístas en el 2021. Si la disposición se hubiera aplicado en las elecciones de 2017, muchas de las organizaciones políticas nacionales la cumplirían, y algunas con creces.

Igualdad de género - Asamblea Nacional - Roberto Aguilar

Se equilibró el tablero electoral

Leer más

Por ejemplo, el partido Izquierda Democrática en las elecciones de 2017 postuló 35 listas de candidatos de las 36 a nivel nacional (contando las listas de asambleístas nacionales, provinciales, distritales, del exterior y al Parlamento Andino). De ellas, 27 las encabezaron hombres y ocho mujeres, cumpliendo con esas cifras con el 22,8 % de cuota de mujeres cabezas de lista, por lo que es fácil deducir que el efecto de la paridad de género poco o nada se sentirá en la nueva Asamblea que se elegirá en los comicios de 2021.

Wilma Andrade, legisladora y presidenta nacional de esa misma organización política, está consciente de aquello, pero destaca como positivo que ahora será una obligación, y los partidos y movimientos no podrán inscribir sus nóminas si no cumplen con ese porcentaje, que aumentará progresivamente hasta llegar al 50 % (el 30 % en 2023 y el 50 % en 2025). “Eso hará que por los menos tengan mayor apertura y objetividad en la valoración para las candidaturas”.

El hecho de que el porcentaje aumente progresivamente con los años, a criterio de Andrade, dará mucho tiempo a las organizaciones políticas a buscar eventuales cuadros femeninos y prepararlos; pero no solo a ellos, también a los hombres. “Basta observar en los cuerpos colegiados qué clase de representación y por qué se privilegian las listas de hombres. No creo que sea por mayor capacidad. Es más bien por la militancia o tener una suficiencia económica para acceder a los puestos de llegada”.

Luis Verdesoto, vocal del Consejo Nacional Electoral, prefiere no calificar el grado de madurez de las organizaciones políticas para asumir este nuevo reto. Lo que le preocupa es el grado de manipulación al que puede prestarse la legislación. Es decir, cumplir con la cuota, pero presentar mujeres únicamente en provincias pequeñas, y en las grandes solo a hombres, por ejemplo.

“A los partidos hay que ayudarlos a que no salgan por la vía fácil que puede ser la manipulación... Eso sería gravísimo. Y lo mismo con la cuota de jóvenes. Quedaría un problema de distorsión enorme”, argumentó.

Por el momento, solo queda esperar. No será hasta las legislativas del 2025 cuando los rostros femeninos abunden en las cabezas de las listas de candidaturas, y se sabrá si la ley superó la barrera de la manipulación (a la que alude el consejero Verdesoto) o perdió la batalla.

Otro dato

Cuota para los jóvenes

Desde las próximas elecciones legislativas comienza a regir la cuota de jóvenes para las listas de candidaturas pluripersonales. Será del 25 % para aquellos hombres y mujeres de hasta 29 años de edad. Esta es una de las novedades del proyecto de reformas al Código de la Democracia aprobado el pasado 3 de diciembre en su segundo debate.