Política

La aldea marroquí que entierra a uno de cada cuatro vecinos tras el terremoto

De Tafagajt hay que hablar en pasado, porque ya no queda nada. Todos los edificios -alrededor de cien- han caído

Terremoto en Marruecos
Varias personas caminan entre los escombros en la aldea de Tafagajt, en Marruecos, cerca del epicentro del devastador terremoto.EFE

De entre unos escombros interminables de adobe y vigas redondas de madera, retorcidos y silenciosos, desperdigados en lo alto de una montaña salpicada de olivos, aparece Rachida encorvada. Esta mujer morena, de unos 50 años, desiste de buscar.

Intenta hallar a su padre. Y rompe a llorar, y se abraza y no puede parar. Su padre Brahim está debajo, está muerto, asegura. El único sonido que sale de los escombros, que configuran un camino continuo encadenando una casa con otra, es el lamento de una cabra atrapada con una viga, cada vez más distante y distanciado.

LEA TAMBIÉN: Desconcierto y dolor en el epicentro del terremoto de Marruecos

Su padre, Brahim, vivía en Tafagajt, una tranquila aldea situada a pocos kilómetros del epicentro del terremoto que el pasado viernes sacudió varias regiones de Marruecos. En realidad, de Tafagajt hay que hablar en pasado, porque ya no queda nada. Todos los edificios -alrededor de cien- han caído, solo pervive algún muro solitario aquí y allá. Y con ellos, sus habitantes.

8c7c4eedafc444f7f83ef9fcbeccc1cc91013bd6w

Marruecos: Suben a 2.122 los muertos por sismo y comienza a llegar ayuda exterior

Leer más

Hassan, un vecino, dice que en la aldea había unos 400 vecinos. El terremoto sepultó a un centenar, uno de cada cuatro. No hay familia a la que la tragedia no le pegue de lleno.

"Ya no tengo nada", dice Rachida inconsolable junto a una vecina con su marido en el hospital. Han parado de intentar encontrar a Brahim. "Está ahí debajo", resume mirando hacia una zona de escombros con una pared en pie.

A pocos metros de ellas, en un pequeño descampado al lado de otro edificio derruido, el ritmo es frenético. Junto a unas tumbas antiguas, una veintena de hombres cavan, pala en mano, nuevos agujeros para dar sepultura a los cadáveres. Construyen una hilera de agujeros alargados y, en paralelo, espera otra fila de cuerpos envueltos en mantas y sudarios. En un extremo, pequeños grupos de mujeres, hombres y niños se consuelan bajo un árbol. Se abrazan, lloran, miran sin ver.

El dolor pesa. Lo resume un chico austríaco que ha ido desde Marrakech a ayudar y carga piedras cogidas de los escombros para conformar la sepultura. "Muy intenso", dice entre paseo y paseo, mientras al fondo una mujer grita "¡Mi padre! ¡Mi padre!" aferrada a un cuerpo, junto a sus dos hermanos. Es el próximo en ser enterrado.

Terremoto en Marruecos
Destrozos en la aldea de Tafagajt, en Marruecos, cerca del epicentro del devastador terremoto.EFE

A Tafagajt se llega por una carretera de tierra blanca que asciende una montaña desde el pueblo de Amizmiz, de 14.000 habitantes, donde todos saben que ahí arriba han muerto muchos, aún cargando con su propia muerte. Decenas de personas del pueblo vecino han fallecido también y el centro de salud está desbordado de heridos y cadáveres.

En Tafagajt, sus habitantes vivían como podían de la ganadería y la agricultura de subsistencia, explica Hassan, pero hay sequía y los olivos no dan aceitunas. "Tenemos tres horas de agua al día de un pozo que construyó el ayuntamiento", afirma.

LEA TAMBIÉN: Principales terremotos en Marruecos y en el mundo en las últimas décadas

Ahora cuentan además con el camión cisterna que ha traído el Ejército marroquí, cuyos soldados buscan rastros humanos entre el adobe caído y reparten comida.

De alguna manera, se da por sentado que no puede haber más supervivientes, pero al salir del pueblo un grupo de tres mujeres gritan "¡Salam aleikun!" varias veces hacia un pequeño hueco entre los escombros de una casa grande totalmente colapsada.

"¿Hay alguien entre las piedras?". Quién sabe.

¿Quieres acceder a todo el contenido de calidad sin límites? ¡SUSCRÍBETE AQUÍ!