Poderio naval

  Actualidad

Poderio naval

Infantería de Marina y ADN capitalizaron el podio de la regata a remo Guayaquil-Posorja, en su edición 78

Recibimiento. Más de 1.000 personas se apostaron desde las 06:00 en el malecón de Posorja.

Las manos de Benedicto Ronquillo no daban para más. La piel se le había empezado a desprender como si fuera papel mojado, pero luego de haber remado por más de seis horas sin parar, ni se inmutaba. Al llegar a la orilla no dudó en echarse al agua y abrazar a sus dos hijas que ahí lo esperaban. Infantería de Marina era el campeón.

La edición número 78 de la tradicional regata a remo Guayaquil-Posorja, considerada la más arriesgada del mundo, por recorrer 49 millas náuticas (alrededor de 90,7 km), tuvo ayer un cerrado duelo entre dos equipos hermanos: Infantería y Asociación Deportiva Naval (ADN), pertenecientes a la Armada Nacional, que culminó con la victoria del primero en 6 horas 30 minutos y 55 segundos, y la frustración del segundo, que de ganar se hubiera consagrado pentacampeón en la categoría cuatro con timonel (4+). Municipio de Guayaquil fue tercero.

Para algunos fueron ocho meses de entrenamiento, para otros un año, lo cierto es que el desafío fue importante. Desde las 22:00 del jueves que salió la primera yola del Malecón 2000 de Guayaquil, el río estuvo picado, la marea en contra y con algo de lluvia.

En la partida, y hasta Punta de Piedra (a dos horas río adentro), Infantería tuvo el acecho de las embarcaciones de ADN y Municipio, más aún cuando el segundo remero se contracturó y tuvo que cambiar de posición con el timonel.

“Esa fue la clave . Luego de ese cambio -casi a las 04:00- pasamos a liderar hasta la meta”, dijo Ronquillo, quien cumplió ayer 25 regatas y las festejó con el título.

ADN llegó solo 4 minutos detrás de ellos, sobre las 08:15, teniendo como escenario un muelle del malecón de Posorja con cientos de personas que los esperaron desde las 06:00.

Un “Jesucristo, Rey de Reyes”, se leía en la embarcación de la Infantería, esa misma voz de devoción se replicaba en los integrantes del resto de yolas al llegar.

Y es que la penitencia por Semana Santa estaba viva. Así nació esta regata hace 78 años, con un solo grupo de estudiantes de medicina queriendo purgar sus penas... Ayer fueron 15 embarcaciones en 4 categorías (2 oficiales y 2 de exhibición).