Actualidad

El plan militar para la frontera esta listo, pero en espera

Control. Los patrullajes y la revisión vehicular es constante en la frontera.

El plan de control militar para la frontera con Colombia, que había sido reajustado para ser aplicado en el momento que empezara el proceso de paz en ese país con la guerrilla de las FARC, tendrá que esperar y hasta podría ser revisado si ese país no halla un camino que permita concretar el fin de más de 50 años de conflicto armado con la guerrilla marxista-leninista.

El resultado del referendo en Colombia, con el triunfo del No, cambia el escenario previsto y, por tanto, obliga a mantener el control tal como se ejecuta hasta ahora, con patrullajes de entre 7.000 y 8.000 miembros de las Fuerzas Armadas ecuatorianas, que permitan evitar las infiltraciones guerrilleras, el tráfico de armas, municiones y precursores químicos.

El presidente Rafael Correa había dicho, la semana pasada, que se preveía la reducción de hasta 80 por ciento de los militares y recursos en el control fronterizo por la firma del acuerdo de paz. Es decir, unos 80 millones de dólares de los 100 que anualmente se destinan para ese propósito.

El Gobierno había asegurado que, esta clase de procesos, cerca de un 30 por ciento de los alzados en armas se resisten a dejarlas, por lo que crean grupos paralelos o se dedican a actividades delictivas, como ocurrió en su momento con la desmovilización de los grupos paramilitares.