Actualidad

Paz condicionada, no

Es evidente que a todos nos sorprendió la decisión del hermano país de Colombia desaprobando el acuerdo de paz con las FARC. ¿Qué pudo haber frustrado el intento de lograr la tan ansiada paz sobre un conflicto que los abatió por tan largo tiempo? Quizás las condiciones que se incluyeron para lograr la firma del acuerdo fueron sentidas como una suerte de imposición de un grupo irregular que lo menos que podía hacer era tomar actitudes de fuerza en esta negociación.

Entre esas condiciones destaco la de garantizar la incorporación y participación política de las FARC, la concesión de grandes extensiones de tierra para la explotación agrícola y la aplicación de una jurisdicción especial contra los exmiembros de este grupo, que podía en mi opinión, dejar el sabor de que las penas o decisiones judiciales contra los responsables de diversos delitos no estarían acorde a su gravedad, situación que seguro engendraría sentimientos profundos de impunidad. Pareciera que el pueblo colombiano esperaba que se maneje el tema como una rendición del grupo insurgente sin ninguna condición especial ni prebenda, para entonces someter y juzgar a los responsables al sistema judicial que aplica para todos los colombianos sin excepción, para que sobre los culpables caiga todo el peso de la ley. Tema aparte será el manejo de las autoridades colombianas ante las innumerables demandas por delitos de lesa humanidad que las víctimas o sus allegados presentarán ante instancias internacionales, aun cuando en el sistema judicial especial que era parte del vetado acuerdo los demandados hayan sido absueltos o recibido penas menores por los delitos cometidos. Colombia está dividida; esperemos que decante claridad en este proceso de paz que no termina aquí. Con la lección aprendida, este será el comienzo de un largo camino en busca del consenso, recogiendo y cubriendo todos los puntos flacos o contraproducentes del acuerdo fallido. No hay quien no busque la paz, sin embargo, por naturaleza se la busca sin condicionamientos que sobrepongan el derecho de unos en detrimento de otros.

colaboradores@granasa.com.ec