Somos mas. No pasaran

  Actualidad

Somos mas. No pasaran

¿Qué hace la Fiscalía dando cifras de fallecidos? Da pena que no conozcan la imposibilidad de procesar penalmente a un terremoto. La Fiscalía está sujeta al principio de “mínima intervención penal”. No mete sus narices donde no es necesario. Donde debe meterlas es indagando por qué alguien le dijo a los EE. UU.: “No pasarán. Somos más”. Un serio analista como Ramiro Crespo, afirmó en radio Democracia el 26 de abril, que según una llamada del Gobierno americano, ellos ofrecieron ayuda inmediata luego del terremoto, pues tenían en Costa Rica un equipo dispuesto a llegar en 4 horas. ¡4 horas! No aceptamos porque esperábamos la asistencia venezolana. Que hasta el lunes por la noche EE. UU. “negociaba” con Ecuador para que lo dejen ayudar. Que de Alemania e Italia venían aviones con helicópteros, bomberos, perros y ambulancias. Pero que no recibieron aprobación de la Cancillería o de quien fuera. Que esto hubiera evitado la remoción de escombros por palas mecánicas, pues existe un protocolo internacional imperativo que impide hacerlo hasta 72 horas después de un terremoto. Que pudieron morir personas por la forma como se hizo el rescate. Y que si es verdad este uso político de la asistencia internacional, es una tragedia. Esto es irracional. ¿Negociar mientras muere gente? ¿Ni siquiera una tragedia es suficiente para impedir su uso político? Ni una sola vida puede perderse por ineptitud o acomodo “ideológico” de una crisis, pues jurídicamente entramos en el terreno del homicidio culposo. Y ahí sí es donde comienzan las competencias del fiscal. Esto es lo que debe investigar. Además, es causal de destitución del funcionario responsable y la Asamblea debe destituirlo. Igual que a Dilma. También debería el señor tío indagar por qué la Fiscalía Anticorrupción de Panamá inicia una investigación por peculado a la compañía Orlion Group S. A., según revela un “mail” del 4 de mayo de 2012, enviado por Sara Montenegro, abogada de Mossack-Fonseca a un abogado guayaquileño. ¿Les doy una pista de quién -por fin- aparece en los Panama papers? Mejor no. Somos más. No pasarán.