Pasar a la historia

  Actualidad

Pasar a la historia

Bueno... ¿Y ahora? ¿Cuál es el procedimiento para suprimir el famoso Consejo de Participación? No importa. La Asamblea ya se adelantó y decidió eliminarlo sin consulta. -¿Para qué preguntarle al pueblo? Pero olvidan algo: los robolucionarios dejaron -no uno sino- tres “candados”: 1. No se puede “alterar” (art. 441) la estructura de la Constitución. Y las 5 funciones del Estado son los pilares de esa estructura. -¡Ah! Es que no se lo suprime, se le quita competencias. -Ya pues... Quítale a la Asamblea el poder de hacer leyes y a la Corte las sentencias y así no “alteramos” la estructura de la Constitución. (No se rían) 2. El dichoso consejo se encuentra inserto dentro de la estructura orgánica del Gobierno, elemento constitutivo del Estado. Y está prohibido “alterarlo”. 3. También se prohíbe restringir los derechos. Y el Consejo existe para “promover” el derecho de participación. Si la Corte Constitucional autoriza esta barbaridad, demostraría que -nuevamente y como siempre en la historia de este país- la justicia es utilizada como instrumento político.

Pero el presidente tiene cómo quitarle a la Asamblea el poder de suprimir el Cpccs, y devolvérselo al pueblo vetando la reforma, y enviando a la Asamblea la Ley de Consulta Popular sin respaldo de firmas. Esto le prohíbe al CNE volver a rechazar las peticiones ciudadanas, a partir de lo que manda la Constitución en el art. 104, y es que los petitorios contarán con el respaldo del 5 % de personas inscritas en el registro electoral. Y según la ley (art. 85) “el documento público que tiene por objeto identificar a las personas” se llama cédula de identidad. Eso es lo que hay que acompañar a la petición. -¡Ah! Sería muy fácil. -Ya pues, gástate 644 mil dólares en copias a color de la cédula. Si el presidente lo hace, pasará a la historia por impedir que el CNE se vuelva a burlar del pueblo y por devolverle a este el poder de formular las consultas populares. En este momento, eso es “tomar el toro por los cuernos”. ¡Ah! Me olvidaba de los “genios”... De los estrategas que identificaron mal el objetivo de la consulta anterior.