Parejas, el dilema de dormir juntos o separados

  Actualidad

Parejas, el dilema de dormir juntos o separados

Si bien los especialistas consultados por EXPRESO sostienen que en la convivencia en pareja lo recomendable es que duerman en la misma cama, hay ocasiones en las cuales “no siempre el acercamiento físico implica acercamiento emocional”.

Parejas, el dilema de dormir juntos o separados

Un popular refrán dice: el casado casa quiere. Y otro dicho expresa que una cama es lo primero que compras cuando te vas a casar o decides vivir en pareja.

Pero entre los esposos o convivientes surge una pregunta, más común en EE. UU. y Europa que en América Latina: ¿las parejas deben dormir en la misma cama o en cuartos separados?

Según el diario digital estadounidense Huffington Post, varios estudios señalan que una de cada cuatro parejas elige dormir cada uno por su lado. Esto depende del tiempo que llevan juntos, pues a más tiempo mayor es la confianza para hablar de esto y llegar a un acuerdo, dice la publicación online.

Deciden dormir separados para mantener sus hábitos de sueño individuales (dormir temprano o tarde, hacerlo escuchando música, ver TV, etc.) sin molestar al otro; porque roncan y por comodidad. No por falta de amor o de deseo sexual.

Este tema fue debatido por cuatro guayaquileñas casadas y una comprometida, todas de 37 años. Llegaron a la conclusión de que duermen en la misma cama con sus cónyuges para estar cerca, abrazarse, acariciarse y tocarse, como muestras de amor, sin el afán de tener sexo a diario.

Coinciden en que dormir separados rompería sus vínculos afectivos y disminuiría su actividad sexual. Nadie quiere eso.

No obstante, una de ellas opina que cada pareja es un mundo y entiende que haya esposos que duermen separados para evitar los ronquidos de uno de los dos y por comodidad. Ella, ocasionalmente, busca otro cuarto cuando su esposo ronca o cuando quiere ver TV y ella no. Pero no ocurre siempre, enfatiza, pues ella detesta dormir sola cuando sale de viaje por trabajo.

El psicólogo clínico y organizacional, Samuel Merlano, dice a EXPRESO que duerme separada la pareja que ha alcanzado un alto grado de madurez e independencia sana: “cada uno sabe vivir su espacio, no creando una dependencia hacia la pareja de que si no están juntitos físicamente significa que no están unidos a nivel emocional”. Reconoce que en nuestras culturas latinas los cónyuges no se sentirían bien haciendo esto. “Tal vez en Europa acepten sin ningún problema este tipo de hábitos”, acota.

Merlano, la también psicóloga clínica Leticia Ortega Rosines, y el médico, especialista en Sexología Clínica y asesor clínico en relaciones de pareja, Édison Pazmiño, coinciden en señalar a este Diario que en la convivencia de pareja lo que más se recomienda es que en la habitación matrimonial duerman juntos en la misma cama.

“Durmiendo separados disminuyen las caricias”, añade Ortega, corroborando la preocupación de las mujeres del debate.

“No es aconsejable que una pareja duerma en camas separadas porque cuando dos realmente se quieren y tienen buena comunicación, tanto los ronquidos, formas de dormir, etc., los deben abordar y tratar de buscar una solución o tolerar y aceptar porque de eso se trata la pareja. El que duerman separados va a generar alejamiento emocional, lo cual no es positivo para el fortalecimiento afectivo de la pareja”, manifiesta Ortega Rosines.

Pazmiño indica a EXPRESO que mientras exista un acuerdo, no haya de por medio un conflicto y se sientan cómodos, no hay inconveniente en que los esposos duerman separados. Eso sí, sin restar intimidad ni erotismo a la relación.

Agrega que hay terapias para recuperar el erotismo y la intimidad en las que “aplicamos técnicas que tienen que ver con dormir desnudos para que la pareja vuelva a tener ese nivel de intimidad porque el roce de la piel hace el afecto. La idea es que en ese contacto piel a piel se produzca la hormona del amor, como llamamos a la oxitocina, y se fortalezca el vínculo afectivo”.

más parejas separan camas

Aquí, el link de una nota sobre esta tendencia.