Actualidad

Los padres ‘intervienen’ el replica Aguirre Abad

Los representantes crearon grupos para vigilar zonas del colegio. Se quedan todo el día. Pocos profesores han sido cambiados.

Espera. Durante varios minutos los padres de familia se quedan vigilando a sus hijos antes del inicio de clases.

Dentro y fuera del plantel se percibe la tensión. Los padres de los niños que estudian en las jornadas matutina y vespertina de la Unidad Educativa Réplica Aguirre Abad, al norte de Guayaquil, se sienten preocupados y desconfían de todo.

La idea de que les pueda suceder a sus hijos lo mismo que vivieron otros compañeros de la misma institución los aterra y han decidido unirse para vigilar cualquier movimiento irregular que pueda suceder entre clases o durante el recreo.

“Ahora podemos ingresar. Antes de que salieran a la luz estos casos, los padres no pasábamos de la entrada. Estamos haciendo guardia por los niños, pues no hay que confiarse”, menciona Manuel Cedeño, quien llegó ayer a dejar a su hijo que cursa el segundo año de básica en la jornada vespertina.

Los menores que estudian en la tarde empiezan a ingresar a las 13:00, pero los padres que no entran se quedan rondando el sector hasta las 13:40. “Es solo para estar segura de que nada va a suceder. Eso me da más tranquilidad que llegar, dejarlos e irme de una”, manifestó una madre.

Como informara EXPRESO, un sistema informal de brigadas se implementa desde hace un par de años en instituciones educativas de Guayaquil y permite a los padres y representantes estar pendientes de que ningún extraño intente expender droga a sus hijos dentro o fuera de un plantel.

Pero según los representantes de los alumnos del réplica Aguirre Abad consultados por este Diario, esta es la primera vez que ellos tienen la oportunidad de realizarlas durante la tarde.

Jimena Rugel, otra madre, indica que muchas de ellas prefieren quedarse toda la jornada en los baños de los más pequeños, pero esperan que esto no se prolongue, pues tienen que pedir constantes permisos en sus empleos para realizar un trabajo que también es responsabilidad de la institución.

Pocos maestros removidos

Una profesora de Inglés y una de Educación Física son las nuevas adquisiciones de la unidad educativa, luego de que la subsecretaria de Educación de la Zona 8, Érika Laínez, anunciara una intervención integral.

Las maestras dan clases a alumnos de sexto y séptimo año de educación básica. Según dos madres de niñas que cursan esos grados, la maestra de Inglés sustituyó a un profesor, mientras que la que imparte Educación Física ingresó en lugar de otra docente que pasó a dar clases a otros cursos.

En este tema los padres tienen opiniones divididas, pues algunos creen que esta intervención va a paso lento y que deberían investigar a todos, mientras que otros consideran que deberían dejar que se termine el año lectivo para realizar el cambio.

EXPRESO solicitó una entrevista con la subsecretaria para confirmar la cifra de profesores removidos, pero nos dijeron que la autoridad no podía atendernos por motivos de agenda.