Los pacientes no graves copan el nuevo hospital

  Actualidad

Los pacientes no graves copan el nuevo hospital

Aunque las actividades se realizaron con normalidad, familiares y conocidos de pacientes expresaron su malestar en el exterior de la sala de espera del área de emergencias, una de las primeras en abrir sus puertas hace un mes, junto con el área de cons

Situación. Usuarios esperan en el área de emergencias del hospital, mientras sus familiares aguardan afuera.

El panorama en las afueras del Hospital General del Guasmo Sur, ubicado en este sector de la urbe, era de incertidumbre y de sorpresa, ayer, en el primer día luego de su inauguración oficial, a la que asistió el presidente de la República Rafael Correa.

Aunque las actividades se realizaron con normalidad, familiares y conocidos de pacientes expresaron su malestar en el exterior de la sala de espera del área de emergencias, una de las primeras en abrir sus puertas hace un mes, junto con el área de consulta externa.

Al mediodía, sentados en el suelo en busca de sombra o expuestos a los rayos del sol, los acompañantes, a quienes no se les permitió la entrada, señalaron que llevaban más de una hora sin información.

Una moradora del sector, que no quiso dar su nombre, llevó a su nieto menor de edad al área de emergencias para que sea atendido por una fiebre. “Aquí tenemos que estar hasta que la voluntad toque. Estamos desde las 08:00 esperando que nos atiendan. Hay tanta gente y todos están esperando”, mencionó.

Asimismo, comunicándose a través de los ventanales de vidrio, dos residentes del sector de La Florida le indicaban a la persona a la que acompañaron qué debía hacer para ser atendida. “Trajimos a una señora que no tiene familia a que se atienda. Vino con la pierna hinchada”, señaló María (nombre protegido).

Más de 40 personas se encontraban en la misma situación. Sin embargo, la tardanza en la atención se debe al sistema denominado Triaje de Manchester, que es un procedimiento que determina el tiempo de espera con base en un examen previo, como explicó la gerenta del plantel, Katiuska Hernández.

“Nosotros tenemos que atender a todo tipo de caso si lo amerita. El médico evalúa la emergencia y de acuerdo a algunos indicadores le pone un puntaje, que es el tiempo de espera en la sala”, indicó.

Este sistema utiliza un código de colores que incluye rojo, naranja, amarillo, verde y azul. Estos simbolizan el estado del paciente, que pueden ser crítico, emergencia, urgencia, estándar y no urgente, por lo que la atención puede ser inmediata o durar hasta 240 minutos. Cada paciente recibe un brazalete con el color respectivo.

“Hay casos que deberían ser atendidos en atención primaria y no en emergencias, pues esos son las que la colapsan”, agregó.

Asimismo, explicó que, como el hospital es de atención de segundo nivel, para acordar una cita en consulta externa el solicitante debe llamar al número 171 o acudir al subcentro de salud más cercano y, si el caso lo requiere, será derivado a alguna de las especialidades con las que cuenta el hospital.

Grupos de personas esperaban fuera de la casa de salud, con carpetas en mano, con la esperanza de conseguir un puesto de trabajo. Hernández recordó que para esto los interesados deben ingresar a la página web www.socioempleo.gob.ec

Hasta ayer se atendieron 6.500 casos, 4.300 en emergencia y 2.200 en consulta externa. Cuentan con 474 camas.