Pablo Chambers fue detenido mientras viajaba a Guaranda

  Actualidad

Pablo Chambers fue detenido mientras viajaba a Guaranda

Fue parte de la veeduría que concluyó que Rafael Correa conocía de los contratos de su hermano con el Estado. Lo sentenciaron a un año de prisión por falso testimonio pero la condena ya expiró.

En 2012, la veeduría de la que fue parte Pablo Chambers, concluyó que Rafael Correa estaba al tanto de los negocios que tenía su hermano, Fabricio Correa por varios millones de dólares.

Lo que se esperaba que suceda en 2017, ocurrió dos años más tarde. Pablo Chambers, uno de los veedores que investigó los contratos que tuvo con el Estado el hermano del expresidente Rafael Correa, fue detenido la mañana de este 3 de agosto cerca de Guaranda.

Ocurrió cuando se movilizaba desde el sector de El Arenal, en el volcán Chimborazo, hacia la capital de la provincia de Bolívar. En un control, el sistema de la policía alertó que Chambers tenía pendiente el cumplimiento de una sentencia.

En 2012, la veeduría de la que fue parte Chambers, concluyó que el entonces mandatario estaba al tanto de los negocios que tenía su hermano, Fabricio Correa por varios millones de dólares.

Esto molestó a Rafael Correa que demandó a Chambers y Gerardo Portillo por el delito de testimonio falso. Ambos fueron condenados a un año de prisión, sentencia que fue ratificada por la Corte Nacional de Justicia (CNJ), en septiembre de 2017.

Todavía detenido y esperando una decisión judicial, Chambers le dijo a EXPRESO, vía telefónica, que su detención era inaudita porque la sentencia está prescrita desde hace casi un año.

“El periodo para cumplir la condena ya expiró. Pero no es un problema de las personas que me detuvieron. Es un tema de la función jurisdiccional que no ha retirado del sistema la orden de captura pese a que todos los plazos se han cumplido”, dijo Chambers.

El exveedor no descarta que esta demora en la notificación de la prescripción de su sentencia y en otros pedidos que ha hecho a la justicia respondan a rezagos de la persecución de la que dice haber sido víctima por parte del anterior gobierno.

Portillo sí fue detenido el 4 de septiembre de 2017 y tres meses después fue indultado a través de un decreto del presidente Lenín Moreno.

Chambers estaba a la espera, la tarde de este 3 de agosto, de la llegada de sus abogados a Guaranda y del pronunciamiento de un juez de esa jurisdicción para definir si recupera inmediatamente la libertad o le toca esperar hasta mañana.