Actualidad

Oposicion venezolana ensayo el “firmazo”

La oposición venezolana realizó ayer un simulacro de la recolección de firmas que emprenderá dentro de dos semanas para pedir un referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro.

Seguidores del Gobierno se enfrentaron ayer a golpes y empujones a opositores que reclamaban un referendo contra Maduro.

La oposición venezolana realizó ayer un simulacro de la recolección de firmas que emprenderá dentro de dos semanas para pedir un referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro, a quien busca demostrarle que una contundente mayoría quiere su salida del poder.

Grupos de seguidores de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) se concentraron en 1.356 puntos establecidos por el Consejo Nacional Electoral (CNE) para recoger, del 26 al 28 de octubre, cuatro millones de rúbricas (20% del padrón de votantes) que exige la ley para convocar la consulta.

En el simulacro, los dirigentes opositores motivaron a los electores para conseguir que lo que llaman el “firmazo” sea simbólicamente un revocatorio en sí contra Maduro, ante la crisis que sufre el país por la escasez de alimentos y la elevada inflación, que el FMI proyectó en 475 % para 2016.

“Tenemos que lograr más del 20 %. Si sacamos siete u ocho millones le estaremos diciendo a Maduro que queremos un cambio inmediato. Así se evitaría mayor daño al país”, dijo Ismael Dacorte, un abogado de 51 años, en el colegio La Consolación, uno de los puntos de concentración en Caracas.

El dos veces candidato a la Presidencia de Venezuela Henrique Capriles dijo ayer que los venezolanos se movilizarán en todo el país si el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) dicta una medida que paralice el proceso para activar el referendo para revocar al jefe de Estado, Nicolás Maduro.

Según Capriles, gobernador del estado Miranda, la oposición venezolana ha sido informada de que el TSJ supuestamente prepara una medida cautelar para paralizar el proceso de activación del referendo que se inició en marzo pasado y que aún no se ha anunciado porque los magistrados tienen posiciones “divididas”.

En respuesta, los chavistas se concentraron en Plaza Venezuela, en la capital, donde Maduro, quien llegó esta madrugada de un viaje a Turquía, les aseguró que la revolución “se ha recuperado del traspié” de haber perdido la mayoría del Parlamento en los comicios parlamentarios de diciembre.

“Hoy la revolución va en ofensiva hacia el año 2017, 2018 y más, y a la derecha lo que le vienen son días oscuros y tristes de derrota y división”, manifestó Maduro.

Henry Ramos, jefe del Parlamento, aseguró que pese a la poca presencia de opositores en esta jornada, habrá una masiva recolección de firmas. “Pelen el ojo: lo que viene es un pueblo movilizado para sacar a esta pandilla de hampones que están saqueando a Venezuela”.

En el único incidente de la jornada, seguidores del Gobierno se enfrentaron a golpes y empujones a opositores en la entrada de la comunidad Villa Rosa, en isla Margarita, cuyos vecinos sonaron cacerolas al mandatario hace un mes.