Obvio, no son iguales

  Actualidad

Obvio, no son iguales

Asistieron en Quito a un “Tercer Encuentro Latinoamericano Progresista”, como parte de un núcleo de personalidades políticas de izquierda. Pepe Mujica, expresidente de Uruguay, y Cristina Fernández, expresidenta de Argentina. Ocuparon cargos iguales, estuvieron alineados en una corriente renovadora de la política, inscrita en la convicción de que en sus respectivos países debían ocurrir fundamentales cambios para alcanzar la mayor presencia de los pueblos en las decisiones de Estado y el mejoramiento de las condiciones de vida de los más necesitados. Pero son, y han sido, eso queda muy claro, diametralmente distintos.

Pepe Mujica se entregó, con todo y vida, a una causa que creía justa. Luchó sin tregua contra el militarismo que asoló su país durante muchos años, permaneció preso, fue torturado, y mantuvo incólumes sus principios y la convicción de que una sociedad, para que sea equitativa y feliz, debía asentarse en la práctica redistributiva de la riqueza y no en la inhumana y soberbia acumulación de capital. Las condiciones que la dictadura impuso en Uruguay determinaron que su militancia, como la de sus compañeros, entre los que estuvo el gran Raúl Séndic, amplíe su visión hacia la perspectiva de una vigencia verdadera de la democracia. Pepe vive en su chacra y lo hizo siendo presidente, se moviliza con su viejo escarabajo y emplea su dinero, que es magro, en el gasto diario. Cuando tuvo mayores ingresos como jefe de Estado, los entregó casi en su totalidad a obras sociales, tangibles y visibles.

La señora Fernández, durante la dictadura militar que vivió Argentina, estuvo haciendo negocios inmobiliarios y bancarios junto a su marido. Alrededor del poder, sucesivamente conyugal, acumuló una gran fortuna plasmada en bienes raíces y en otros, de dudoso embalaje y grises administraciones. Mujica no se para en pelos para decir lo que piensa, la señora en cambio prefiere contener sus furias y mostrar, a través de su estirado gesto, una forzada mueca que la asume como sentimiento.

colaboradores@granasa.com.ec