Un nuevo contrato reanudara las obras en Administracion

  Actualidad

Un nuevo contrato reanudara las obras en Administracion

Problemas. Los hay en varios contratos: laboratorios para la facultad de Medicina, plazoleta central, facultad de Filosofía, de Jurisprudencia y el comedor.

Pabellón. Los estudiantes de la facultad de Administración reciben clases en aulas deterioradas.

Los trabajos de remodelación de la facultad de Ciencias Administrativas de la Universidad de Guayaquil, que se iniciaron hace tres años, continuarán paralizados por lo menos durante los primeros cuatro meses del próximo año. Y con ello continuará el calvario de los estudiantes de varias carreras de esta unidad académica que desde el 2015 reciben clases de manera dispersa y en aulas prestadas de otras facultades.

“Han sido tres años complicados de estar corriendo de un lugar a otro para no perder ninguna materia. Cuando ingresé a estudiar dijeron que los trabajos de remodelación del bloque durarían seis meses, pero todavía no concluyen”, lamenta Danilo Muñoz, estudiante de cuarto semestre de la carrera de Gestión Empresarial de esta facultad.

En cambio, Adriana Figueroa para recibir clases diariamente debe caminar varias veces desde el local central de la facultad hasta el pabellón H ubicado a un lado de la facultad de Medicina. “No están tan lejos el uno del otro, pero no es lo mismo que hacerlo en un solo lugar”, comenta la estudiante de segundo semestre de Contaduría Pública.

Al igual que ellos, otros alumnos permanecen distribuidos en aulas prestadas de las facultades de Filosofía y Ciencias Químicas y del colegio Francisco Huerta, que está ubicado fuera de la ciudadela Salvador Allende, donde se encuentra el centro de estudios.

La facultad tiene cinco bloques que debieron ser remodelados hasta el 2017, pero solamente el ala norte del bloque A tiene la obra terminada en los 3.200 metros cuadrados que posee, entre planta baja y primer piso. Cuenta con 175 cubículos para 450 docentes que laboran en doble jornada, ocho aulas para estudiantes que asisten en tres jornadas, un Departamento de Bienestar Estudiantil con un pequeño consultorio, una oficina del SRI y los locales de las Asociaciones Escuelas.

Este bloque debió ser inaugurado en agosto pasado, según promesas de las autoridades anteriores; pero la falta de pago por parte del alma mater a la contratista impidió concretar la obra más anhelada por los 11.568 estudiantes que han debido rotar para ser ubicados en aulas facilitadas por otras facultades.

La situación se complica porque los trabajos del ala sur no se han iniciado todavía, a pesar de que el edificio que se levantaba en ese espacio de 2.100 metros cuadrados fue demolido para iniciar la cimentación.

Según Roberto Passailaigue, rector y presidente de la Comisión de Intervención y Fortalecimiento Institucional (CIFI) de la Universidad de Guayaquil, los trabajos no pueden reanudarse hasta que se inicie un nuevo proceso de contratación, ya que el anterior (suscrito hace tres años) fue terminado de mutuo acuerdo con la contratista, porque la universidad no cumplió con la entrega de los permisos de construcción, lo que impidió seguir con la obra.

Según el rector, “habrá que hacer liquidaciones y pagar a la contratista las planillas pendientes de hace dos años. Y se deberá hacer un nuevo proceso de contratación para culminar los trabajos que faltan”.

En cuanto al pabellón que está terminado pero que aún no ha sido entregado, aseguró que será uno de los primeros problemas en solucionar el próximo año. “Haremos una inspección para ver si en realidad ya está lista la obra y de ser así haremos la entrega respectiva, para que estudiantes y docentes puedan beneficiarse de ella”.

Aparte del contrato de Administración, hay otros sobre los cuales existen denuncias de sobreprecios y anomalías, pero es la Contraloría la que debe señalar responsabilidades.

No hay presupuesto disponible

Apenas la Universidad de Guayaquil cuente con disposición presupuestaria se iniciará el proceso de contratación pública para concluir los trabajos en la facultad de Administración, informó el rector de la entidad.

“En los primeros meses del año no hay disposición presupuestaria. Sería después del primer trimestre del 2019 que retomaríamos los trabajos, pero antes de eso se harán los procesos pertinentes para tener los informes adelantados”, anunció.