Una nueva aerolínea ecuatoriana comenzará a volar el 20 de diciembre

  Actualidad

Una nueva aerolínea ecuatoriana comenzará a volar el 20 de diciembre

Sus primeros pasos los dará en un trayecto ahora cubierto mayormente por Latam y Avianca

f6b2fe89a6945dc6ef93e4a6e7e75da9bbc3b632w
Fotografía cedida por EquAir de la nueva línea aérea ecuatoriana que empezará a volar a partir de diciembre con el objetivo de restablecer un balance entre la oferta y la demanda en el puente aéreo Quito-Guayaquil, que llegó a ser el tercero en importancia en Latinoamérica.EFE

Una nueva línea aérea ecuatoriana, EquAir, empezará a volar a partir de diciembre con el objetivo de restablecer un balance entre la oferta y la demanda en el puente aéreo Quito-Guayaquil, que llegó a ser el tercero en importancia en Latinoamérica.

ea47e4fcf38e55433f29b383fef3c713366bc3e4w

Confirman que tres colombianos fueron asesinados en matanza en una cárcel de Ecuador

Leer más

Así dijo a Efe su CEO, Gabriel Sommerfeld, en una entrevista con motivo del lanzamiento de la compañía, que ha estado gestándose en los últimos 18 meses con capital privado, y "nace para compensar la escasez de vuelos" a escala nacional y sin "planes de salir a nivel internacional en los próximos años".

"Queremos devolver esta conectividad necesaria para traer la competitividad al sector productivo, a través de la reducción de costos y un mejoramiento de servicios y frecuencias", afirmó la ejecutiva, que en el pasado estuvo al frente de otra aerolínea local.

Sus primeros pasos los dará a partir del 20 de diciembre en un trayecto ahora cubierto mayormente por Latam y Avianca, con siete nuevas frecuencias diarias, una de las cuales se extenderá hasta las islas Galápagos.

El ingreso de EquAir en el mercado viene propiciado por la salida de Tame del mercado nacional después de casi sesenta años, dejando un vacío en la oferta que no se sintió el año pasado por la pandemia de la covid-19, pero sí con la reactivación.

"De las grandes crisis nacen las grandes oportunidades", consideró Sommerfeld al justificar una inversión en plena pandemia, y cuando otras aerolíneas por todo el mundo se han visto contra las cuerdas.

"Muchas de las aerolíneas que desaparecen no las acabó la covid, ya venían mal y el covid fue lo último", apostilló.

La compañía pública Tame, que cubría gran parte del territorio nacional, fue desmantelada el año pasado por una abultada deuda y la imposibilidad de reflotarla tras varios años de intentos.

En el país operan ahora tres aerolíneas: Latam, Avianca y la más pequeña Aerorregional, esta última con conexiones a Loja, Guayaquil y Coca.

Las dos más grandes conectan a Quito con Guayaquil, su frecuencia más alta junto con la de Galápagos, pero también con Cuenca, Manta y Coca.

0130ecd6c6cfb26d396b3078f29d0cdf780100dfw

Ecuador confirma la visita de Iván Duque a Quito para tratar el tema de seguridad

Leer más

Sommerfeld destacó que, con "54 vuelos diarios", "la ruta Quito-Guayaquil era antaño el tercer puente más importante de Latinoamérica", después de los de "Sao Paolo-Río de Janeiro y México-Monterrey" y por delante del que conectaba Bogotá y Medellín.

Pero, mientras los otros puentes aéreos siguieron creciendo, el ecuatoriano se "estancó" y hasta comenzó a "decrecer", y "el día de hoy no estamos ni en las estadísticas", abundó.

Con cuatro aviones Boeing 737-700 en leasing, la frecuencia planificada agregará una oferta de un millar de asientos diarios a la conexión entre las dos capitales del país, Quito, la política, y Guayaquil, la comercial.

Aunque no se espera una caída en el precio de los billetes por los altos costes operativos —solo hay un aeropuerto en cada destino—, y la demanda existente.

El proyecto nace además con una política obligatoria de compensación por la huella de carbono de cada pasajero, y la intención de impulsar otros vectores productivos nacionales.