Actualidad

Neymar y Messi llegan juntos a Belo Horizonte

Neymar y Lionel Messi, considerados dos de los mejores futbolistas del mundo, compañeros en el Barcelona español y que mañana serán rivales en el partido entre Brasil y Argentina por las eliminatorias del Mundial de Rusia 2018, llegaron juntos a Belo H

Detalle. Lionel Messi lució ayer un nuevo tatuaje en su pierna izquierda.

Neymar y Lionel Messi, considerados dos de los mejores futbolistas del mundo, compañeros en el Barcelona español y que mañana serán rivales en el partido entre Brasil y Argentina por las eliminatorias del Mundial de Rusia 2018, llegaron juntos a Belo Horizonte en el avión del primero.

Los dos jugadores, junto con el también barcelonista y argentino Javier Mascherano, desembarcaron en la madrugada de ayer en Sao Paulo en un vuelo procedente de España y continuaron rumbo a Belo Horizonte en la avioneta privada de Neymar.

Los argentinos se comunicaron con el técnico de su selección, Edgardo Bauza, antes de aceptar la invitación de Neymar para viajar juntos.

Tras desembarcar en un área restringida del aeropuerto internacional de Belo Horizonte a la que ni periodistas ni hinchas tuvieron acceso, los argentinos y el brasileño abordaron vehículos diferentes que los esperaban en la pista y se dirigieron a sus respectivas concentraciones.

Neymar llegó al hotel de Belo Horizonte en el que está concentrada la selección brasileña hacia las 03:00 (hora de Ecuador), en tanto que Messi y Maschareno tardaron un poco más para llegar a la Ciudad del Gallo, el centro de entrenamientos del club Atlético Mineiro y en que está concentrada Argentina.

La Albiceleste ocupó esa base durante el Mundial de Brasil 2014, torneo en el que fue subcampeona detrás de Alemania.

Brasil recibirá el jueves en Belo Horizonte a Argentina, selección con la que empató a uno en la primera ronda de las eliminatorias al Mundial de Rusia 2018. Será el primer partido de la Canarinha en el Mineirao, desde que sufrió en ese estadio la histórica goleada por 1-7 ante Alemania en el Mundial del que fue anfitrión. EFE