Neron

  Actualidad

Neron

Desde un ático, el Nerón criollo, con la risita sarcástica que lo caracteriza, observaba sin perderse ni un solo detalle las aterradoras imágenes que la televisión ecuatoriana transmitía desde el Ecuador.

En su paranoia pensó que era Roma , pero no, en realidad no era Roma. Era la ciudad de Quito, ¡que ardía en llamas! Junto con sus esclavos seguía paso a paso el libreto del espectáculo que se presentaba ante sus ojos.

Nuestra capital, orgullosa de ser declarada patrimonio cultural de la humanidad, fue presa de gángsteres que la atacaron sin piedad, destrozando con iracundia todo lo que encontraban a su paso, dañando con alevosía postes, arrancando árboles, sacando los adoquines de las calles, saqueando locales comerciales y negocios, lanzando bombas molotov, e incendiando edificios.

Fue una batalla campal desquiciada.

El caos que generaron se multiplicó a Guayaquil, Durán, y casi todo el territorio continental.

¡Nerón, sal de aquí!

Agusto Cornejo