El Municipio plantea regular a los cuidadores de carros

  Actualidad

El Municipio plantea regular a los cuidadores de carros

El general Luis Lalama, jefe operativo de la ATM, dice que en el centro, en la Alborada y en la Francisco de Orellana existen más ‘cuidacarros’.

Expansión. Tres ‘cuidacarros’ se han instalado en el exterior del centro comercial Blue Coast, en vía a la costa.

Los cuidadores de carros se han apoderado de los parqueos públicos en la ciudad y el Municipio lo reconoce.

“Hay que emprender una regularización con el tema de los famosos ‘cuidacarros’ que han pasado de cuidar carros a vender espacios públicos en la ciudad”, mencionó la mañana de ayer el alcalde Jaime Nebot en su enlace semanal.

Según Nebot, la situación se ha agudizado debido a la crisis económica y falta de empleo en el país, pero aseguró que definitivamente van a tomarse medidas para evitar que el problema se siga expandiendo hasta convertirse en “mafias que no son tolerables”.

La medida se toma luego de que, por medio de dos reportajes, EXPRESO evidenciara la molestia que tiene la ciudadanía frente a la cantidad de cuidadores de carros que se apropian de los espacios de parqueos en varios sectores de la ciudad y que además, en muchos de los casos, exigen tarifas fijas y poco razonables.

Una situación que es palpable en ciudadelas como Kennedy, Urdesa, Garzota, Alborada, en vía a la costa y en la mayoría de las calles del centro de la urbe. Incluso, varios de estos cuidadores rondan las calles aledañas a Puerto Santa Ana, en donde el Municipio ha instalado parquímetros.

“Cuando ya no hay lugar para parquear, ellos aprovechan y habilitan espacios para cobrar. Pasa más los fines de semana y durante la noche. Ahora uno tiene que separar presupuesto para cada cuidacarros que se encuentra”, menciona Ligia Tandazo, quien trabaja en uno de los restaurantes de la zona.

Por ahora, el Cabildo maneja tres estrategias que tienen el objetivo de sancionar a los infractores y que de escogerse una se uniría a la sanción que ya pone la Autoridad de Tránsito Municipal a los que colocan obstáculos en la vía pública. La primera es una campaña, la segunda, operativos constantes y la tercera, y la más opcionada a ganar: una ordenanza.

“Primero habría que hacer un censo de la cantidad de franeleros que hay, dónde son las zonas críticas en las que se ha desbordado el tema del control con tarifas abusivas y en las que se intervendrá primero. Eso se hará en los próximos días”, explica Jorge Rodríguez, vocero municipal.

Luego de aquello, se realizaría una reunión con jefes de departamentos en la que se determinará el camino a seguir.

La idea, según Rodríguez, es que la medida que se aplique sea tan amplia que incluya “especificaciones y sanciones” y que sume a otras instituciones como la Policía Nacional.

“El tema de las tarifas es un poco complicado poder regular cuando se trata de una transacción tan informal, tan de la calle... pero la estrategia conjunta que se delimite tendrá que definir todo eso”, precisa Rodríguez.

De escogerse a la ordenanza como medida más adecuada, el tema será discutido en las próximas semanas en el Concejo Cantonal.

Voces

Galo Ortega, usuario de parqueo

Definitivamente debería existir una ordenanza que los elimine. No es posible que se apropien de los parqueos. Deberíamos tener la libertad de estacionarnos donde queramos.

Martha Araujo, usuaria de parqueo

En la calle Delta, en la ciudadela Bolivariana existen estos tipos que se apropian de los espacios y llenan la calle sin permitir que los clientes puedan parquear cuando van a algún local de copias.