Municipio de Guayaquil y Sercop difieren en la contratacion del servicio de limpieza

  Actualidad

Municipio de Guayaquil y Sercop difieren en la contratacion del servicio de limpieza

El Municipio de Guayaquil y el Servicio de Contratación Pública (Sercop) entran en el terreno de las aclaraciones por el proceso seguido para seleccionar a la empresa que se encargará de la limpieza de la ciudad por los próximos siete años.

Guayaquil Limpio, consorcio perdedor de la licitación, está integrado por Promotora La Laguna (mexicana) e Hidalgo & Hidalgo.

El Municipio de Guayaquil y el Servicio de Contratación Pública (Sercop) entran en el terreno de las aclaraciones por el proceso seguido para seleccionar a la empresa que se encargará de la limpieza de la ciudad por los próximos siete años.

La decisión del Sercop, de pedir explicaciones sobre un concurso adjudicado por un reclamo del consorcio no favorecido (Guayaquil Limpio), provocó el impase con la alcaldesa Cynthia Viteri, que defendió a los ganadores (Urvaseo), integrado por Valango y Urbaser y calificó de “sospechoso” el accionar del organismo rector de la contratación pública.

“Ojalá la influencia que tuvo la otra compañía, que fue la que perdió, Hidalgo e Hidalgo, en el Gobierno anterior, no se repita en el Sercop en esta administración. Aquí los que salen perdiendo son los guayaquileños, que no tienen el servicio inmediato de recolección eficiente de la basura. (...) Aquí el Sercop está para transparentar, no para prostituir procesos”, expresó.

El cabildo tiene siete días para entregar los justificativos técnicos y legales que desvirtúen el contenido del reclamo presentado por Guayaquil Limpio. El consorcio perdedor de la licitación está integrado por Promotora La Laguna (mexicana) e Hidalgo & Hidalgo, que es investigada por corrupción en cuatro países latinoamericanos, incluido Ecuador, por el pago de sobornos para beneficiarse de contratos estatales.

Samuel Reyes Salvador, representante de Urvaseo, el consorcio ganador del concurso, apoyó la postura de Viteri. Él defiende la oferta económica que fue “casi 18 millones más baja que la del consorcio Guayaquil Limpio y aproximadamente 44 millones por debajo del precio referencial de las bases de la licitación”.

Hasta mientras, el contrato adjudicado, pero no firmado, se mantiene suspendido por orden del Sercop. De no haber respuesta al oficio o la ambigüedad en la misma, en los plazos que se establecen, esto derivará en sanciones, determinó la entidad que solo se pronunció a través de un comunicado de prensa.