La Venezuela del crecimiento, urge de asistencia humanitaria

  Mundo

La Venezuela del crecimiento, urge de asistencia humanitaria

 Según Naciones Unidas,  5,2 millones de habitantes tienen necesidades prioritarias. Se requiere de $ 800 millones para financiar programas de ayuda

La Venezuela del creci (8656487)
Venezuela. Un grupo de personas aguardar para recibir asistencia de la organización no gubernamental "Caritas", en un comedor  dentro de una barriada, en Caracas  . EFE/ Miguel Gutiérrez

Irianny y su pequeño hijo están desnutridos. Ella, docente en ejercicio, es incapaz de proveer una alimentación balanceada a su familia, pues percibe un sueldo mensual de menos de 100 dólares y por eso acude a un comedor gratuito, donde las necesidades abundan y la recuperación económica de Venezuela está lejos de sentirse.

El niño aún no llega a los dos años de edad y desde hace meses forma parte de un programa de asistencia humanitaria de la ONG Cáritas, al que ingresó presentando signos de desnutrición, los mismos que identificaron luego en la madre, que también es lactante de otra niña de seis meses.

Fotografía del 18 de agosto de 2022 que muestra los contenedores que permanecen bloqueando el Puente Internacional de Tienditas que conecta el estado Táchira (Venezuela) con el departamento de Norte de Santander (Colombia).

Colombia y Venezuela cumplen 7 años con frontera cerrada, pero con esperanza

Leer más

La mujer, de 36 años, no escatima en agradecer la ayuda que recibe, la que ve como una parte imprescindible de su vida. Incluso, al saber que ayer se conmemoró el Día Mundial de la Asistencia Humanitaria, pide que comedores como al que ella acude en una barriada caraqueña se multipliquen porque hay ‘muchos’ que necesitan este apoyo.

Como Irianny, al menos 5,2 millones de venezolanos tienen necesidades urgentes, según el plan de respuesta humanitaria publicado esta semana por Naciones Unidas, que ha pedido a los donantes internacionales casi 800 millones de dólares para financiar estos programas de ayuda en el país. El requerimiento, basado en un aumento de las necesidades percibidas, plantea una realidad paralela a la de la recuperación económica que pregona el Gobierno.

Si, por un lado, el crecimiento de Venezuela en 2022 es, según el Ejecutivo, el más grande de Latinoamérica, ningún país de la región necesita tanto dinero para ayudar a su población más pobre como la nación petrolera.

Esa brecha se debe, a juicio del doctor Javier Manrique, a la continuidad de las necesidades de los más vulnerables -como niños, comunidades indígenas, personas con discapacidad y ancianos-, a quienes la mejora económica no ha alcanzado.

“La asistencia humanitaria en Venezuela tiene que continuar ya que, específicamente para estos grupos vulnerables (...) los elementos determinantes de la vulnerabilidad que tienen no han desaparecido, no hay una recuperación económica, no hay mayores ingresos”, dijo el médico, coordinador humanitario de la ONG Convite.

La organización, que apoya a adultos mayores en casi todo el país, subraya que el 70 % de esta población percibe únicamente una pensión de 23 dólares mensuales, con lo que no pueden cubrir sus gastos de salud ni de alimentación, toda vez que se requieren cerca de 400 dólares para costear los gastos mínimos.

Mientras la idea de la recuperación retumba en un país lleno de conciertos internacionales y nuevas empresas, “siguen existiendo necesidades” y “es más importante que nunca que la comunidad internacional continúe mostrando solidaridad con el pueblo venezolano”, o al menos así lo advirtió este mes el jefe humanitario de la ONU, Martin Griffiths, tras una visita a la nación caribeña.

Irianny es prueba de que las necesidades no han desaparecido. La maestra no niega que “algunas familias” hoy están “mejor” que hace unos años pero, remarca, en su caso esa mejora la ha conseguido gracias a la asistencia humanitaria.