Rusia propone a EE.UU. no desplegar armas nucleares

  Mundo

Rusia propone a EE.UU. no desplegar armas nucleares

Moscú exige al bloque que desista de cualquier actividad militar en Ucrania. El compromiso es no emplazar tropas ni armamento en países de Europa

RUSIA
Vladimir Putin dice que, Rusia responde y no amenaza a ningún país de Europa / SPUTNIK / KREMLEFE

Rusia exige a la OTAN y a Estados Unidos renunciar a Ucrania y al despliegue de armamento nuclear en el extranjero en el marco de sendos acuerdos propuestos por Moscú para lograr garantías de seguridad y cuyos borradores ya ha entregado a Bruselas y Washington.

“Por nuestra parte estamos dispuestos inmediatamente, incluso mañana, a llegar a un tercer país para conversar con EE.UU.” sobre estas propuestas, explicó ayer Serguéi Riabkov, viceministro de Exteriores ruso. Dijo que Rusia está a la espera de una “respuesta constructiva de EE.UU.” y que ha propuesto Ginebra como lugar “para lanzar estas importantes conversaciones sobre los dos proyectos”.

Según el borrador del acuerdo que Moscú propone cerrar con la Alianza Atlántica, Rusia exige al bloque que desista de cualquier actividad militar en territorio de Ucrania y de varios países de Europa Oriental, el Cáucaso y Asia Central.

Además, debe excluir una futura ampliación del bloque, incluido a Ucrania, una de las líneas rojas trazadas por el jefe del Kremlin, Vladímir Putin, quien expuso la necesidad rusa de garantías de seguridad al presidente de EE.UU., Joe Biden, en su reciente cumbre virtual el pasado 7 de diciembre.

reunion

Putin y Joe Biden aspiran a normalizar sus diferencias

Leer más

Según el documento ruso, ambas partes se comprometerían a no emplazar ni tropas ni armamento en países del continente europeo, y a no desplegar misiles de corto y medio alcance en zonas desde las que pueden alcanzar objetivos en territorios de los países firmantes del acuerdo.

En relación con EE.UU., Moscú propone la firma de un tratado que excluya el emplazamiento de armamento nuclear fuera de las fronteras de ambos países y el retorno de dichas armas ya desplegadas antes de la entrada en vigor del documento vinculante.

Ambas partes también se comprometerían a la destrucción de la infraestructura ya existente para ello en el extranjero. Al igual que a la OTAN, también le insta a comprometerse a no desplegar misiles de corto y medio alcance de emplazamiento terrestre.

En virtud del nuevo tratado que ha puesto sobre la mesa Moscú, Rusia y EE.UU. deberían abstenerse de emplazar tropas y armamento, aunque sea en el marco de organizaciones internacionales, bloques o coaliciones, en zonas que el otro país considere una amenaza para su seguridad nacional.

Eso incluiría los vuelos de bombarderos equipados con ojivas nucleares o armas convencionales y buques de superficie.

Washington también debe excluir una futura ampliación de la OTAN hacia el este renunciando a aceptar en el seno de la Alianza a antiguas repúblicas soviéticas, lo que incluye también la creación de bases militares en dichos países y en aquellos que no sean miembros del bloque euroatlántico.

Los aliados de la OTAN han dejado claro que piden a Rusia que se relaje de inmediato, siga los canales diplomáticos y cumpla con sus compromisos sobre la transparencia de las actividades militares.

El portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, reiteró que Rusia considera ilegales las sanciones económicas impuestas a Moscú desde el punto de vista del derecho internacional.