Mundo

Niños se conectan al wifi móvil para estudiar

Los alumnos en California (EE. UU.) reciben clases online gracias a una señal “rodante”, la iniciativa beneficia a barrios sin conexión

Wifi rodante
Roman Reyna y Kevin Watson (d), posan con una de las furgonetas equipada como punto de wifi.AFP

Una furgoneta, un pequeño router en el tablero y una antena en el techo: no se necesita mucho más para que 200 niños desfavorecidos en California accedan a internet y sigan sus clases remotas por la pandemia.

El plan piloto se llama “Wifi on wheels” (Wifi sobre ruedas) y fue lanzado por JFK Transportation, una empresa de transporte escolar que sirve a Santa Ana, al sur de Los Ángeles.

La idea fue equipar camionetas con los relés de internet y ubicarlas en puntos estratégicos de la ciudad para apoyar a los estudiantes tecnológicamente desfavorecidos, ya identificados por las autoridades educativas.

Nos quedamos ocho horas para asegurarnos de que los estudiantes estén conectados durante el día. La señal de wifi tiene un radio de unos 350 metros

Kevin Watson,
 presidente de JFK.

“Los routers wifi son 5G, muy rápidos, y tenemos estas antenas en los vehículos para llegar a la mayoría de las casas y apartamentos”, dijo Kevin Watson, presidente de JFK, un hombre negro que creció y estudió en estos barrios de Santa Ana donde viven muchas familias inmigrantes, a menudo con pocos recursos.

Cada furgoneta tiene capacidad para conectar a unos 200 niños. Hoy ya funcionan siete como parte del plan piloto que se realiza de forma gratuita. Watson está en discusiones financieras con el distrito escolar para ampliarlo y poder llegar a una flota de 50 vehículos wifi.

La conexión a internet está protegida por una contraseña a la que solo los estudiantes del programa tienen acceso

California puede ser la quinta economía del mundo, sede de Silicon Valley y grandes tecnológicas del mundo, pero la brecha digital es una realidad diaria para miles de familias: un informe reciente estima que 25 de los niños en edad escolar en el estado -más de 1,5 millones- no tienen una conexión adecuada a internet.

Cuando comenzó el año escolar el año pasado, “fue un desafío para muchos padres”, dijo Roman Reyna, supervisor de “Wifi on wheels”.

Y es una situación que afecta a todo Estados Unidos, muchas veces por falta de recursos (una suscripción a internet cuesta un promedio de 60 dólares al mes) y a veces también por falta de infraestructura, especialmente en zonas aisladas.

En el estado de Misisipi (sur), que es más rural y mucho más pobre que California, la mitad de los estudiantes no tienen conexión, según un estudio publicado este año por la ONG Common Sense Media y el Boston Consulting Group.

Según sus autores, se necesitaría una inversión de entre 6.000 y 11.000 millones de dólares al año para erradicar esta “brecha digital” en todo Estados Unidos, es decir, entre el 1 % y el 2 % del presupuesto de Defensa.

El concejal de Santa Ana, Vincent Sarmiento, estima que “alrededor de 10.000 estudiantes no tienen acceso” a internet, por lo que felicitó la iniciativa de Watson de llevar “wifi a barrios donde hay de cinco a diez niños por edificio, que hasta ahora han tenido dificultades para conectarse” sea por falta de acceso o lentitud.

Wifi rodante
Angel trata de conectar su computadora al punto de acceso Wifi provisto por una camioneta de JFK Transportation  en Santa Ana, California.)AFP

“Ahora tengo mis deberes al día”

Ángel, de 13 años, “tenía problemas con el wifi, no funcionaba bien. Así que a veces tenía que ir a la casa de un amigo, donde me dejaban trabajar”, dijo este estudiante de secundaria desde su pequeño apartamento. “Ahora funciona bien... tengo mis deberes al día”, añadió el joven, que no obstante está ansioso por volver a la escuela.

“En la escuela siento que será más fácil aprender (...) porque es un poco difícil para los profesores llevarnos a sitios web y esas cosas, mientras que en clase, pueden acercarse a nosotros”.