Misión ‘rodolfizar’ a Colombia, la red detrás de la campaña

  Mundo

Misión ‘rodolfizar’ a Colombia, la red detrás de la campaña

La estrategia, más allá de la campaña en redes sociales liderada por Hernández, ha sido clara: el voz a voz con voceros por localidades que buscan convencer a los votantes.

colombia
El candidato a la presidencia de Colombia, Rodolfo Hernández, recorre el malecón, en Barranquilla.  / EFEJosé Torres

La misión estuvo clara desde el principio: ‘rodolfizar’ a Colombia para llevar al empresario Rodolfo Hernández a la Casa de Nariño. Y, aunque era un candidato poco conocido, su red de apoyo logró lo impensable y lo condujo a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales.

Las caravanas de ‘rodolfistas’ en carros y motos han recorrido el país suramericano, convirtiéndose en lo más idiosincrásico de esta red de voluntarios articulados y organizados a distintos niveles, coordinados por redes sociales, para llevar un “voz a voz que crece como la espuma”.

Boric

Boric confía en un triunfo de Petro en las elecciones de Colombia: "Ustedes saben dónde está nuestro corazón"

Leer más

“Las caravanas son algo muy bonito, y la gente se suma porque está cansada” de la forma tradicional de hacer política, dice Néstor Estupiñán, encargado de la sede ‘rodolfista’ de Bogotá, administrador y estratega político de la red en la capital.

Este ha sido el discurso del ingeniero y que la ‘rodolfoneta’ de sus seguidores se ha encargado de propagar en todo el país: hablar de corrupción, politiquería, corrupción y otra vez corrupción.

La estrategia, más allá de la campaña en redes sociales liderada por Hernández, ha sido clara: el voz a voz con voceros por localidades que buscan convencer a los votantes.

Otro pilar es el voluntariado, especialmente la ‘ola rodolfista’, que reparte volantes para defender “una manera atípica de hacer política (...) con un discurso fuerte contra la politiquería”, dice Estupiñán.

“Todos los ‘rodolfistas’ que hacen parte de las sedes y las campañas hacen proselitismo natural”, justifica Estupiñán para explicar el éxito de Hernández, que superó en la primera vuelta al que todas las encuestas daban por segundo -el derechista Federico ‘Fico’ Gutiérrez- y enfrentará en el balotaje al izquierdista Gustavo Petro. Si la estrategia para la primera vuelta fue convencer a los colombianos de que Hernández acabará con la corrupción -un objetivo para el que nunca ha dado medidas concretas-, para la segunda ha sido llevar el programa del ingeniero hasta los indecisos, el gran nicho que buscan conquistar.

El objetivo es ‘captar los votos del antipetrismo’, mostrarles que hay un camino con el ingeniero: “Elegir entre lo mismo de siempre o una mejor propuesta”.

Para los “rodolfistas”, Hernández llegó a la contienda política en un momento en el que “faltaba unidad”, por lo que creen ciegamente en su capacidad de hacer de Colombia un país menos corrupto si gana la Presidencia.

El proceso para engrosar la red de “rodolfistas” es relativamente fácil: a través de la página web, el interesado se inscribe en el sistema de voluntarios y elige los grupos de difusión de WhatsApp de los que quiere formar parte dependiendo de la región de Colombia en la que esté.

El fanatismo está latente en estos grupos, donde incluso poner en duda la decisión de Hernández de no participar en los debates es visto como un ataque al candidato y motivo de expulsión.

En cuanto a la atípica campaña que está haciendo, con pocas apariciones públicas y sin apenas responder a las preguntas de la prensa -con la que tiene una relación tirante-, Estupiñán la defiende al asegurar que “él habría sido muy atacado” en caso de asistir. “Quieren ponerlo en ridículo”, a lo que se suman temas de seguridad, agrega.

Más allá de compartir eventos o actos, los grupos de WhatsApp, que están detrás del encumbramiento de Hernández, son un espacio donde abundan los discursos en contra de Petro, del ‘comunismo y socialismo’ que aseguran representa.

El fruto del trabajo de los “rodolfistas” se medirá en las urnas este 19 de junio cuando comprobarán si su estrategia logrará poner a Hernández en la Casa de Nariño.

Hernández afirmó ayer en Miami respecto a las relaciones que Colombia tendrá con EE. UU. si llega a la presidencia que “lo que funciona no se toca, aunque se puede mejorar” y reveló que le han advertido que quieren atentar contra su vida.