Mundo

Latinoamérica, en una tregua navideña tras las protestas

El estallido social que encendió a cuatro países desde octubre, evidencia una tensa calma. Las manifestaciones generaron grandes pérdidas económicas.

protestas latinoaméria chile santiago
Santiago. Armados con escudos y palos, los jóvenes chilenos en la primera línea de las protestas son héroes para algunos, y vándalos para otros.AFP
DD. HH.

Celebrarán el Día de los Derechos Humanos con énfasis en las protestas de octubre

Leer más

La ola de protestas que cubrió buena parte del continente sudamericano parece haber tomado pausa en estos días, cuando se vive ya un ambiente navideño.

Después de que desde inicios de octubre el estallido social revolviera la tranquilidad de naciones como Ecuador, Chile, Bolivia y Colombia, el panorama de estos días parece haberse calmado. Sin que esto signifique que las exigencias que detonaron las protestas hayan sido satisfechas.

Hasta hace poco, la pregunta que recorría el continente era ¿por qué nada detiene las protestas?. En Chile, por ejemplo, el presidente Sebastián Piñera suspendió el alza de 30 pesos en el precio del metro y hasta decidió dejar de lado la Constitución de 1980. Aún viva la violencia callejera en ciudades como Santiago, Valparaíso, Viña... y mientras los manifestantes las convertían en centro del caos, aumentaban las demandas sociales, que incluían desde un incremento de las pensiones y del salario mínimo, hasta cambios profundos en los sistemas de salud y educación.

Fue entonces que la protesta se encendió en Bolivia. Las elecciones del 20 de octubre con las que Evo Morales pretendía asegurarse la presidencia hasta 2025 fueron contestadas con una ola de protestas, por un presunto fraude que socavó la credibilidad de la victoria que se atribuyó el ahora exmandatario. El país se partió en dos, hasta que el líder indígena salió por el costado y se marchó a México. En estos días, Morales arribó a Buenos Aires.

Fue necesario un Gobierno interino y el inicio de un nuevo proceso electoral (que se realizará entre marzo y abril de 2020) para calmar las manifestaciones.

Jeanine Áñez asumió el cargo de presidenta interina en Bolivia el 12 de noviembre y 10 días después las protestas se tomaron Colombia. En un país sin tradición de protesta, el paro nacional de ese día resultó histórico. La huelga que estuvo originalmente convocada por las centrales obreras, se convirtió luego en jornadas en contra de las reformas de pensiones, laboral y educativa, y a favor del acuerdo de paz firmado con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

La Oficina de la AltaComisionada de la ONU para los DD. HH. denuncia un alto número de violaciones por la represión policial durante protestas en Chile.

Hasta estos días, ya van tres grandes huelgas. La última sucedió el 5 de diciembre, unos días antes de que el Gobierno de Iván Duque aceptara dialogar directamente con los líderes de las protestas en Colombia.

En esos días, el Gobierno calculaba pérdidas de hasta 285 millones de dólares.

En Ecuador, donde se encendió la mecha sudamericana del estallido social, tomó un par de semanas aplacar el ímpetu callejero. Antes sus mandatarios tuvieron que suspender su plan de austeridad que, entre otras medidas, incluía la eliminación de los subsidios a los combustibles, vigentes en el país desde hace cuatro décadas.

En estos días, aquel panorama de disturbios, saqueos, daños a la infraestructura pública y abusos de fuerza por parte de las autoridades, parece haber desaparecido. Sin embargo, la situación puede cambiar a partir de enero.

Lenín Moreno - reflexión - paro nacional

Paro nacional: Moreno no se arrepiente de su respuesta durante las protestas

Leer más

Evo critica a Áñez en Argentina

El expresidente Evo Morales cuestionó al Ejecutivo interino de Jeanine Áñez ayer desde Argentina, adonde arribó el jueves y solicitó asilo al Gobierno argentino, que le pidió no hacer declaraciones políticas. “El Gobierno de facto de Áñez, (Luis Fernando) Camacho y (Carlos) Mesa pretende volver al pasado. Hablan de privatizar y entregar nuestras empresas estratégicas a las transnacionales. Están preparando el retorno del FMI (Fondo Monetario Internacional)”, aseveró Morales a través de la red social Twitter. El exmandatario recordó que “el pueblo boliviano, junto al proceso de cambio, luchó por recuperar” los recursos naturales de su país. 

Morales difundió este mensaje desde Argentina, donde ha pedido ser acogido como refugiado. El Gobierno interino reaccionó. “Él (Morales) estaría absolutamente prohibido, inhibido, de emitir opinión política contra el país que supuestamente lo persigue”, dijo la ministra de Exteriores interina, Karen Longaric, en La Paz.