Mundo

La foto que incomoda a Jonhson

El primer ministro británico fue punto de atención y de críticas, luego de negarse a ver la foto de niño de 4 años enfermo.

Johnson
LONDRES. El primer ministro británico, Boris Johnson, cuando retiene el celularTwitter

El suceso ocurrió el lunes 9 de diciembre durante un acto de la campaña electoral. Boris Johnson, primer ministro y líder conservador británico, arrancó el teléfono al periodista de ITV Joe Pike cuando, al preguntarle sobre el estado de la Sanidad pública, este le quiso enseñar la imagen de Jack Willimant, que, afectado con posible neumonía, tuvo que dormir en el suelo por falta de camas en un hospital de Leeds (norte inglés).

Johnson no miró la foto en el teléfono de Pike, sino que dijo que "la estudiaría más tarde" mientras intentaba dirigir la conversación hacia la inversión de Tory en el servicio nacional de salud (NHS, en inglés).

En un punto de la entrevista publicada en Twitter, por Pike, este le dice a Johnson: “Se niegas a mirar la foto. Ha tomado mi teléfono y lo ha puesto en tu bolsillo, primer ministro".

Ante esto, Johnson sacó el teléfono de su bolsillo, miró la foto en la pantalla y dijo: "Es una foto terrible, terrible. Y pido disculpas obviamente a las familias y a todos aquellos que tienen experiencias terribles en el NHS", aunque insistió en que la mayor parte de los británicos tienen mejores experiencias "que este pobre niño".

La difusión del vídeo en la red social motivó numerosas críticas del público y la oposición política, entre ellos el líder laborista, Jeremy Corbyn, que dijo que al primer ministro "no le importan nada" ni la gente ni el impacto de los recortes de los conservadores.

El caso de Jack Willimant fue publicado inicialmente por 'The Daily Mirror', al que la madre, Sarah Williment, contó que, aunque primero el hospital les ofreció una cama y oxígeno cuando fueron a urgencias el pasado martes, luego se quedaron sin ella y su hijo tuvo que dormir encima de unos abrigos.

Tras el revuelo causado por la reacción de Johnson, el ministro de Sanidad, Matt Hancock, se ha desplazado rápidamente al Leeds General Infirmary, que a su vez se ha disculpado ante la familia.

Al ser preguntado más tarde por otros periodistas, incluida la BBC, por qué se había negado a mirar la foto del niño enfermo, el jefe del Gobierno no respondió directamente, sino que enumeró sus propuestas para mejorar el servicio nacional de salud (NHS, en inglés) si gana las elecciones del 12 de diciembre.