La Fiscalía lusa investiga denuncias de muertes y mutilaciones en un hospital

  Mundo

La Fiscalía lusa investiga denuncias de muertes y mutilaciones en un hospital

La  apertura de este proceso corre a cargo del Departamento de Investigación y Acción Penal

Epidemia_Viruela del mono_OMS_Europa
Lisboa. Una ambulancia frente al hospital de Santa María de la capital de PortugalEFE / ARchivo

La Fiscalía portuguesa abrió una investigación a las negligencias denunciadas en el Hospital Fernando Fonseca de Portugal, que incluyen relatos de malas prácticas que supuestamente dejaron al menos 22 muertos o mutilados.

Fuentes de la Fiscalía confirmaron este miércoles 18 de enero  la apertura de este proceso, que corre a cargo del Departamento de Investigación y Acción Penal de la comarca de Lisboa Oeste.

Las denuncias, divulgadas el pasado viernes por el semanario Expresso, fueron hechas por dos cirujanos del Hospital Fernando Fonseca (conocido como Amadora-Sintra y a menos de 15 kilómetros de Lisboa).

Los casos se remontan 2022 y el Colegio de Médicos luso fue informado este pasado diciembre.

La denuncia

Denuncia de muertes y mutilaciones en un hospital de Portugal

Leer más

En su carta a esta institución, uno de los denunciantes relató situaciones que incluyen "mortalidad y mutilaciones innecesarias, evitables, resultado de una atención al paciente que no coincide con la legis artis (procedimientos profesionales)".

Además, aseguró que se trata de "una situación sistémica" y que es necesario "cuestionar y reformular" la estrategia al tratar a los pacientes para evitar muertes.

Aclaró que, sumados a los 22 casos más graves, hubo "muchos otros" que no fueron tratados adecuadamente, aunque de menor gravedad, "'perdidos' en el servicio (de Cirugía General), evaluados por médicos jóvenes, voluntariosos pero sin experiencia que, aunque están dando lo mejor de sí, poco o nada son corregidos u orientados".

Los relatos incluyen casos como un paciente de unos 60 años al que le intervinieron del bazo sin tener instrucciones para una cirugía programada y que murió "desangrado, con cerca de 15 transfusiones", y otra persona que fue intervenida del páncreas por sospechas de un tumor que no existía.

Se suman varios pacientes oncológicos operados que no tenían cáncer y se menciona el caso de uno "que recibió radioterapia y no tenía tumor".