Mundo

Familiares piden clemencia para el condenado a muerte en Singapur

Tangaraju Suppiah fue condenado en 2018 por tentativa de tráfico de droga. El país cuenta con una de las políticas antidrogas más drásticas del mundo 

Familias en Singapur
Familiares de Tangaraju Suppiah, condenado a muerte en Singapur, piden clemencia.HOW HWEE YOUNG / EFE

Familiares del reo condenado a muerte en Singapur por tratar de traficar con un kilo de marihuana y cuya ejecución está prevista para el miércoles 26 de abril pidieron este domingo 23 clemencia a las autoridades de la ciudad-Estado.

Tangaraju Suppiah, de 46 años, fue condenado en 2018 a la horca por un delito de tentativa de tráfico de droga, previo a su detención.

descarga (3)

Singapur manda por primera vez a prisión a creador de contenido de OnlyFans

Leer más

El preso fue arrestado en 2014 por consumo de droga y mientras se encontraba en el penal fue relacionado, mediante una investigación policial, con un delito de intento de narcotráfico que databa de septiembre de 2013, por el fue sentenciado a la pena capital.

"Sé que mi hermano no hizo nada malo, pero me gustaría que la justicia revisara el caso desde el inicio", señaló Leela, hermana del preso, al quejarse sobre los posibles errores que se cometieron durante el proceso, en un acto organizado por Transformative Justice Collective, oenegé que pide la abolición de la pena capital.

Los familiares enviaron este domingo una carta a la presidenta del país, Halimah Yacob, para que considere y acepte la petición de clemencia

De proceder a la ejecución, Suppiah, quien se declara inocente de la acusación de narcotráfico, sería el primer ajusticiado por Singapur este año, después de aplicar la pena capital sobre 11 reos durante 2022, tras un hiato derivado por la pandemia de la covid-19.

"No vemos ninguna justicia en aplicar la pena de muerte" por estos delitos, "es inaceptable y debería ser abolida", apuntó durante el acto Kokila Annamalai, representante de la citada oenegé.

Singapur cuenta con una de las políticas antidrogas más draconianas del planeta, situando el mínimo para aplicar la pena capital, que se ejecuta mediante el ahorcamiento, en el tráfico de 15 gramos de heroína y en los 500 gramos de marihuana.