Mundo

Cae en lujosa mansión de Costa del Sol, acusado de 'caso Odebrecht' en México

Al exdirector de Pemex se lo busca por fraude de 280 millones de dólares. Fue cercano colaborador del expresidente Peña Nieto. España lo detuvo ayer

‘caso Odebrecht’
MADRID. Emilio Lozoya (c), exdirector de la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex), tras ser detenido este miércoles en Málaga tras llevar meses prófugo de la justicia.EFE

Emilio Lozoya, exdirector de la petrolera estatal Pemex y principal implicado en la trama internacional de corrupción de la constructora brasileña Odebrecht, fue detenido en España, en el primer arresto de un funcionario mexicano de alto nivel en torno a este escandaloso caso.

La detención de Lozoya, un muy cercano colaborador del expresidente Enrique Peña Nieto (2012-2018), ocurrió en la ciudad de Málaga, en la región sureña de Andalucía.

La policía española informó a través de su cuenta oficial de Twitter: “Detenido en las inmediaciones de una urbanización de Málaga un exdirector general de una petrolera mexicana, gracias a la excelente relación entre la Fiscalía Mexicana y la Policía Nacional”. “Había urdido junto a algunos familiares un sistema para defraudar dinero público”, añadió la institución.

La orden de detención, expedida por un juez mexicano, fue ejecutada con el apoyo de Interpol y de la policía española. “En este momento lo que va a ocurrir es que ya queda sujeto ya al proceso de extradición (...) Ahora vamos a comenzar el litigio específicamente para traerlo a México” dijo el fiscal general mexicano, Alejandro Gertz.

Una orden de captura pesaba sobre Lozoya y tres de sus familiares desde julio de 2019 y se presumía que permanecía prófugo en Alemania.

En noviembre, la Fiscalía dictó prisión domiciliaria preventiva contra su madre.

Hombre cercano a Peña Nieto

Lozoya es señalado por haber recibido sobornos millonarios de Odebrecht, que habrían sido destinados a la campaña presidencial de Peña Nieto, donde se desempeñaba como encargado de asuntos internacionales. Según investigaciones periodísticas y testimonios de colaboradores a la justicia brasileña, Lozoya habría recibido tales recursos a cambio de favorecer a Odebrecht en futuras licitaciones, en momentos en que Peña Nieto ya se perfilaba como favorito para alcanzar la presidencia.

También se le acusa de haber autorizado, cuando ya era director de Pemex, la compra de una planta de fertilizantes por cerca de 500 millones de dólares, un precio excesivo en vista del mal estado de sus instalaciones, según el gobierno y la opinión de expertos de la industria. Lozoya ha rechazado todas estas acusaciones.

Javier Coello, abogado de Lozoya en México, dijo que viajará a España para definir con su cliente si pelea legalmente la extradición en ese país o si decide venir a México. "Si es culpable, que lo condenen. Si no es culpable, que lo exoneren", dijo el defensor a la emisora local La Octava.

"Quienes hayan recibido el dinero, si lo hubo, que también 'caminen' (ante la justicia), porque es muy triste que haya justicia selectiva", agregó Coello, en alusión a otros posibles implicados en los cargos por los que se persigue a su cliente.

Una investigación dilatada

Lozoya es el primer servidor público de alto nivel que es detenido por el caso Odebrecht en lo que va del gobierno del izquierdista Andrés Manuel López Obrador, quien asumió la presidencia con el compromiso de erradicar la corrupción en México.

El fiscal Gertz ha dicho anteriormente que la acusación contra Lozoya surgió de una denuncia del apoderado legal de Pemex, quien señalaba una serie de daños patrimoniales a la empresa producto de una cadena delictiva que la fiscalía viene investigando.

Lozoya renunció en febrero de 2016 a la dirección de Pemex presionado por las crecientes denuncias sobre su posible involucramiento en el caso Odebrecht, cuya investigación fue dilatada y luego dejada en suspenso por la fiscalía durante el gobierno de Peña Nieto.

México no aceptó firmar acuerdos de colaboración como los que Odebrecht ha pactado con otros gobiernos latinoamericanos con los que la compañía mantiene operativos sus millonarios contratos a cambio de colaborar con la justicia.

En abril de 2019, el gobierno mexicano inhabilitó por tres años a la empresa brasileña para participar en contrataciones públicas.

Pemex, la principal empresa pública mexicana, está sumida en severos problemas financieros, debido a una prolongada caída en su producción y una pesada deuda de más de 100.000 millones de dólares.

Comparece ante un juez en España

Lozoya comparece hoy jueves ante un juez por la reclamación de las autoridades mexicanas, que lo buscan por un fraude calculado en 280 millones de dólares. Fuentes jurídicas informaron que el detenido será presentado ante el juez Ismael Moreno, de la Audiencia Nacional, quien le tomará declaración por la reclamación pendiente de su país

Lozoya se escondía en una urbanización de Málaga (sur), donde fue localizado por la Policía española. 

Nueve meses tras sus pasos

A partir de la orden de busca y captura dictada en mayo del pasado año, los investigadores españoles obtuvieron indicios de su presencia en distintas localidades españolas, pero, según la misma fuente, su "alto poder adquisitivo y sus lazos internacionales complicaban su localización". Finalmente, tras nueve meses de investigaciones, las pesquisas llevaron a la Policía hasta Málaga, donde fue detenido en los alrededores de una urbanización por agentes del Grupo de Localización de Fugitivos Internacionales y agentes de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO).

Una posible extradición

México solicita la extradición, aunque previsiblemente el juez le comunicará su procesamiento, le tomará declaración y acordará medidas cautelares, como la prisión provisional, si así lo piden las partes. Una vez cumplimentado ese trámite, la Fiscalía del país norteamericano tendrá que aportar la documentación que justifique la reclamación y, en el caso del que el detenido no acceda a su entrega voluntaria, la Audiencia Nacional decidirá si lo extradita o no a México.

En la más lujosa de Europa

Con sus 600 hectáreas en plena naturaleza, la urbanización en la que estaba oculto, es el refugio de algunas de las personas más ricas del mundo. Allí estuvo a punto de comprar una casa Vladimir Putin, actual presidente de Rusia, siguiendo el consejo del ex alcalde de Moscú Dmitri Medvedev. Pero si por algo destaca este complejo es por su confidencialidad. Pocos han reconocido que viven en ella. Para poseer una vivienda en esta urbanización hay que disponer de mucho dinero. Sus precios oscilan entre los 3y los 25 millones de dólares. En 2017 salieron a la venta cinco nuevas propiedades cuyo coste medio era de 10 millones, que permiten, entre otras cosas, acceso al helipuerto y dos campos de golf.