Mundo

EE. UU. elimina todas las exenciones nucleares iraníes

Algunas empresas chinas, europeas y rusas trabajaban en centrales civiles.  Teherán asegura que la decisión no tendrá impacto en sus programas

EE. UU._Irán_excepciones nucleares
BANDAR ABBAS. El ministro de defensa, Amir Hatami, y jefes de la Guardia Revolucionaria, en la entrega de buques de alta velocidad destinadas a aguas del Golfo Pérsico.EFE

Estados Unidos canceló el miércoles 27 las exenciones que permitían proyectos vinculados al programa nuclear civil iraní a pesar de las sanciones de Washington, acabando así con el único compromiso que mantenía del acuerdo internacional de 2015 del que se retiró en 2018.

"Hoy anunciamos el fin de las exenciones a las sanciones para todos los proyectos nucleares de Irán", declaró el secretario de Estado, Mike Pompeo, en un comunicado.

Shabnam-Shahrokhi

Irán castiga con 16 años de prisión y 74 latigazos a una pareja por la publicación de fotos de familia en Instagram

Leer más

Con esta medida, los países que mantienen el acuerdo nuclear con la República islámica -Alemania, Francia, Reino Unido, Alemania, China y Rusia- e implicados en esos proyectos podrían ser sancionados por Washington.

A pesar de su "campaña de máxima presión" contra Teherán desde que abandonó el acuerdo en 2018, la administración de Donald Trump había prolongado varias veces esas exenciones de forma discreta.

EE. UU._Irán_excepciones nucleares
BANDAR ABBAS. El ministerio de defensa iraní entregó 110 buques de alta velocidad a los guardias revolucionarios iraníes (IRGC) para aumentar la capacidad el Golfo Pérsico.EFE

Esos permisos concernían, sobre todo, el reactor de Teherán, destinado a la investigación, así como el reactor de agua pesada de Arak, controlado por la comunidad internacional con el fin de garantizar que fuera imposible producir plutonio para uso militar.

Pompeo otorgó un último periodo de 60 días para que "las compañías y entidades implicadas en esas actividades pongan fin a sus operaciones".

El secretario de Estado renovó, sin embargo, por 90 días la exención de la que goza el programa de apoyo internacional a la central de Bushehr para "garantizar la seguridad de las operaciones".

UNA ESCALADA INACEPTABLE 

"Políticamente, esas exenciones no eran coherentes con la estrategia de máxima presión", considera Behnam Ben Taleblu, del círculo de reflexión Foundation for Defense of Democraties, que defiende una actitud de tolerancia cero hacia Teherán. "Las violaciones por Irán no paran de aumentar, con o sin exenciones", afirmó.

imagen de microscopio electrónico que muestra (objetos en amarillo) al SARS-CoV-2, el virus que causa el brote del coronavirus COVID-19

Coronavirus: Ecuador revisará pasajeros de China, Italia, Irán y Corea

Leer más

Esa cuestión generó en los últimos meses un debate en el gobierno estadounidense sobre la necesidad de someter también esos programas, como casi el resto de la economía iraní, a las sanciones de Washington, impidiendo así que las compañías rusas, chinas y europeas implicadas pudieran participar en esas actividades.

EE. UU._Irán_excepciones nucleares
BANDAR ABBAS. Las nuevas embarcaciones aumentan la capacidad de armamento de Irán en el Golfo.EFE

La postura más dura se ha acabado imponiendo después de que Teherán se fuera desligando poco a poco de los términos del acuerdo sobre su programa nuclear.

La República Islámica dejó de respetar en los últimos meses sus propios compromisos en materia nuclear para protestar contra las sanciones estadounidenses que castigan su economía.

Esa decisión iraní llevó a los demás firmantes del acuerdo (Francia, Reino Unido y Alemania) a abrir un procedimiento contra Irán por violar el texto, que está más en entredicho que nunca.

"El régimen iraní continúa sus amenazas nucleares", dijo Pompeo. "Esta escalada de acciones es inaceptable y no puedo justificar una renovación de las exenciones". "El chantaje nuclear del régimen va a dar lugar a una mayor presión sobre Irán", amenazó el jefe de la diplomacia estadounidense

Pompeo colocó además al director ejecutivo de la Organización de la Energía Atómica de Irán, Amjad Sazgar, y a otro responsable encargado de investigar y desarrollar las centrifugadoras, Majid Aghai, en una lista negra estadounidense.

Las tensiones entre Washington y Teherán alcanzaron su apogeo a principios de enero, cuando el ejército estadounidense mató al poderoso general iraní Qasem Soleimani en un bombardeo cerca del aeropuerto de Bagdad.

La administración de Trump quiere ahora prorrogar el embargo internacional sobre las ventas de armas convencionales a Irán, que expira en octubre. Teherán ya ha advertido que esa medida supondría la sentencia de muerte del acuerdo sobre el programa nuclear.

¿QUÉ RESPONDE TEHERÁN

El régmen iraní califica de “intento desesperado” la decisión de Estados Unidos, la cual no tendrá ningún impacto en la República Islámica. El final de estas exenciones busca “distraer a la opinión pública de sus continuas derrotas ante Irán”, declaró Behruz Kamalvandi, portavoz de la organización iraní de energía atómica.

“Poner fin a las derogaciones sobre la cooperación nuclear con Irán (...) no tiene ningún impacto real en el trabajo continuo de Irán”, añadió en un comunicado publicado por la organización. Según él, la decisión de Washington fue tomada como respuesta a la entrega de petróleo iraní a Venezuela, nación que también es sometida a sanciones estadounidenses, y a los “avances significativos de la industria nuclear iraní”.

Estas excepciones conciernen, principalmente, al reactor de Teherán destinado a la investigación y al reactor de agua pesada de Arak, modificado bajo el control de la comunidad internacional para que sea imposible producir plutonio para uso militar. Según Kamalvandi, el fin de las derogaciones no tendrán ningún impacto en el trabajo en el reactor de Arak ni en otras instalaciones.

LANZAN ADVERTENCIA

Los Guardianes de la Revolución, el ejército ideológico de Irán, lanzaron una advertencia el jueves a las fuerzas navales de Estados Unidos en el Golfo, después de haberse equipado con 110 nuevos buques de combate.

Según la televisión estatal, la flota de los Guardianes de la Revolución se procuró lanchas Ashura, lanchas Zolfaghar y submarinos Taregh. Irán y Estados Unidos han estado dos veces al borde del enfrentamiento directo en los últimos 12 meses.

En junio de 2019, después de que un avión no tripulado estadounidense fuera derribado por Irán en el Golfo; y en enero de 2020, tras la muerte, en un ataque estadounidense en Bagdad, del general iraní Qasem Soleimani, que dirigía las operaciones exteriores de los Guardianes.

La última escalada se produjo a mediados de abril, después que Estados Unidos acusara a los Guardianes de acosar a sus barcos en el Golfo. "Avanzar a la defensiva es la naturaleza de nuestro trabajo", afirmó el jefe del ejército ideológico iraní, el general de división Hosein Salami.

Según el general Salami, la Armada de los Guardianes de la Revolución recibió instrucciones de aumentar la capacidad naval de Irán hasta que el país pueda defender adecuadamente "su independencia territorial e integridad, proteger sus intereses en el mar y perseguir y destruir al enemigo".

Las tensiones entre los dos enemigos siguieron aumentando tras la retirada unilateral de Estados Unidos en mayo de 2018 del Acuerdo Internacional sobre Energía Nuclear de Irán, firmado en 2015, junto con el regreso de severas sanciones estadounidenses contra Teherán.