Un conflicto en Ucrania provocaría más refugiados en Europa oriental

  Mundo

Un conflicto en Ucrania provocaría más refugiados en Europa oriental

En caso que ocurriese una invasión, los desplazamientos serían a los países vecinos de Rusia. Nadie quiere una guerra, sino la vía diplomática

ucrania
Varios cientos de civiles ucranianos armados con fusiles de madera juegan a la guerra en las ruinas de una antigua fábrica de tractores en Kiev,  - EFE/Fernando Salcines

Un eventual conflicto en la región ucraniana de Donbás causaría una nueva crisis de refugiados en Europa oriental, con desplazamientos sobre todo hacia Rusia y Polonia, dijo ayer el director de la oenegé Consejo Noruego para los Refugiados (CNR), Jan Egeland.

“No creo que haya guerra, pero si ocurriese algo habría un desplazamiento masivo hacia los países vecinos de Ucrania, principalmente a Rusia y Polonia”, señaló el funcionario.

No obstante, Egeland consideró que la posibilidad de una guerra “en medio de dos millones de personas que se están congelando (por la falta de calefacción) es una insania”.

US President Joe Biden (7690890)

Biden habla con Scholz ante la crisis que enfrenta Ucrania

Leer más

Egeland consiguió que se le permitiese visitar recientemente el territorio de Ucrania controlado por fuerzas separatistas, a pesar de la tensión imperante y en medio de las amenazas de guerra.

Al respecto, comentó que de las visitas a los pueblos y entrevistas con sus residentes pudo concluir que la población -más allá de sus diferencias políticas- solo espera que la diplomacia tenga éxito y se evite un conflicto que ni siquiera pueden creer que es una amenaza real.

“La gente mira la situación desde distintos puntos de vista, pero lo que está claro es que nadie quiere una guerra. Ahora lo que se necesita es que se reabran las fronteras y que la gente coexista”, comentó el responsable humanitario.

Una de las preocupaciones más urgentes de la población es el acceso a la electricidad, puesto que hay familias que llevan años viviendo con escaso o ningún suministro eléctrico, mientras que otros tienen facturas descomunales de electricidad que no pueden pagar con los ínfimos ingresos que perciben.

Egeland relató que la gente identifica como otro problema central la separación de sus familiares que viven del otro lado de la llamada “línea de contacto”, que separa la parte bajo control del Gobierno de Kiev o de los grupos armados separatistas.

La región ucraniana de Dombás es limítrofe con Rusia y está dividida entre el territorio controlado por el gobierno y el que está bajo dominio de grupos separatistas.

A pesar de considerar que una conflagración es impensable, Egeland reconoció que al igual que el resto, su oenegé ha preparado un plan de contingencia en caso de que un conflicto explote, aunque advirtió que todos los esfuerzos combinados serían insuficientes ante la magnitud de las necesidades, que actualmente -sin guerra abierta- “se cubren en apenas una fracción”.

La Casa Blanca aprobó un plan del Pentágono para que sus soldados en Polonia construyan refugios temporales y se preparen por si fuera necesario ayudar a los estadounidenses que huyan de Ucrania en caso de un ataque ruso a ese país.

Una fuente de la Casa Blanca dijo ayer que esa es una de las muchas “contingencias” para las que se están preparando las tropas estadounidenses, pero subrayó que no hay ningún plan para organizar una evacuación a gran escala como la que se produjo en Afganistán.

El presidente de EE.UU., Joe Biden, aconsejó a los aproximadamente 30.000 estadounidenses que viven en Ucrania que abandonen voluntariamente el país.

El ministro polaco de Defensa, Mariusz Blaszczak, confirmó ayer que Polonia enviará “municiones, misiles antiaéreos de corto alcance y drones” a Ucrania, para contribuir al arsenal “defensivo” de ese país frente a la amenaza de Rusia. Blaszczak afirmó que en su visita a Londres se acordó el envío de 350 soldados británicos al sudeste de Polonia, que se unirán a los 1.700 militares de EE.UU.