Bolsonaro pide "un milagro" para "salvar" a Perú del Foro de Sao Paulo

  Mundo

Bolsonaro pide "un milagro" para "salvar" a Perú del Foro de Sao Paulo

El mandatario brasileño se refirió a la posible victoria del izquierdista Pedro Castillo, en las elecciones del pasado domingo

sonaro
Siempre frontal, el mandatario brasileño hizo fuertes declaraciones frente a un posible triunfo de la izquierda en Perú.EFE

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, pidió este miércoles "un milagro" para "salvar" a Perú y evitar la posible victoria del izquierdista Pedro Castillo en las elecciones celebradas el pasado domingo en ese país andino.

Simpatizantes Keiko Fujimori

Castillo mantiene 71.000 votos de ventaja y se acerca a la victoria en Perú

Leer más

"Perdemos ahora a Perú. Pido un milagro para revertirlo" y que "no vuelva" a ese país "el Foro de Sao Paulo", que agrupa a partidos de la izquierda latinoamericana, declaró el líder de la ultraderecha brasileña en una ceremonia con pastores evangelistas, que son parte de su base política.

Según el último informe de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) peruano, con el 98,33 % de los sufragios de la segunda vuelta escrutados, Castillo mantiene una ventaja de 71.764 votos sobre su rival, la derechista Keiko Fujimori.

De acuerdo a la ONPE, Castillo tiene hasta ahora un 50,20 % de los sufragios (8.735.448 votos) frente al 49,79 % (8.663.684 votos) que obtiene Fujimori, cuando se ha escrutado un 99,79 % del censo.

Bolsonaro comparó la situación de Perú con la que viven Argentina o Venezuela y hasta citó a Chile entre los países que han comenzado a inclinarse hacia la izquierda.

Keiko Fujimori

Claves del supuesto "fraude sistemático" denunciado por Keiko Fujimori

Leer más

"Ven a dónde fue nuestra Venezuela, un país riquísimo. Vean hacia dónde va nuestra Argentina. También, solo un milagro para salvar a Argentina. Miren la constituyente en Chile", apuntó el mandatario.

En sentido opuesto, Bolsonaro se citó a sí mismo y dijo a los pastores que "el milagro está ocurriendo en Brasil", lo que fue recibido con una larga ovación por los líderes religiosos.