Biden dijo ante la ONU que no busca una “nueva Guerra fría”

  Mundo

Biden dijo ante la ONU que no busca una “nueva Guerra fría”

Un centenar de líderes internacionales inició en Nueva York el debate sobre el clima, la pandemia y Afganistán. 

ONU ASAMBLEA
l secretario general de la ONU, António Guterres (i), y el presidente de los EE.UU. Joe Biden, en un diálogo. /Eskinder DebebeEFE

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, defendió ayer su “competición vigorosa” con China, pero aseguró que no está tratando de embarcarse en un conflicto con ese país, durante su primer discurso ante la Asamblea General de la ONU.

“No estamos buscando una nueva Guerra Fría ni un mundo dividido en bloques rígidos”, aseguró Biden sin mencionar expresamente a China.

La Asamblea General de la ONU arrancó ayer sus debates anuales y se extenderá hasta el 27 de septiembre con alrededor de un centenar de líderes internacionales reunido en Nueva York, a pesar de la pandemia y con una agenda marcada por la COVID-19, el cambio climático y la situación en Afganistán.

Biden se comprometió ayer ante la Asamblea de la ONU a que su país doblará la ayuda financiera internacional en la lucha contra el cambio climático. En su discurso recordó que en abril anunció que EE.UU. dará ese apoyo, pero para que aquello suceda tendrá que llegar a un acuerdo con el Congreso.

El pasado abril, la Casa Blanca anunció que iba a doblar su contribución hasta unos 5.600 millones de dólares anuales, una cifra que ha sido considerada muy insuficiente por las organizaciones ecologistas. Con la promesa de Biden ante Naciones Unidas, EE.UU. elevaría así a 11.200 millones la ayuda internacional en esta materia.

Según datos oficiales, en 2019 los países ricos facilitaron algo menos de 80.000 millones de dólares, por lo que están aún muy lejos del objetivo que aceptaron en París. El mandatario recordó el nuevo objetivo de su país de reducir las emisiones de gas de efecto invernadero hasta un 52 por ciento y llegar a la neutralidad de carbono en 2050.

Por otra parte, aseguró que su país seguirá siendo el que más dinero destine a ayuda humanitaria para atender necesidades de hambre, agua y emergencias sanitarias

“Podemos alimentar el mundo de forma sostenible”, dijo Biden, quien prometió 10.000 millones de dólares en la lucha contra el hambre.

Todo en un discurso en el que consideró que “la forma más efectiva” de mejorar la seguridad y reducir la violencia en muchas zonas del mundo es ayudando a los pueblos a mejorar sus vidas.

Recordó que, aunque muchas de las protestas que se ven en el mundo se celebran contra gobiernos corruptos o para reclamar el fin de las desigualdades entre ricos y pobres, añadió que buena parte de estas manifestaciones piden simplemente un empleo digno o poder tener comida en la mesa.

Por su parte el presidente colombiano, Iván Duque, propuso en la Asamblea General de la ONU que todos los gastos e inversiones de “acción climática estructural” queden al margen del déficit fiscal como una herramienta para enfrentar el cambio climático tras la pandemia de la COVID-19.

“Le propongo a la comunidad mundial que, por un período de tiempo y con el apoyo del Fondo Monetario Internacional (FMI), se establezca una regla a partir de la cual todos los gastos e inversiones de acción climática estructural puedan situarse por fuera de la línea tradicional de medición del déficit fiscal”, expresó Duque.

Tierra cuarteada por la sequía.

Revelan qué causó uno de los cambios climáticos más drásticos de la historia

Leer más

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, defendió el llamado “tratamiento precoz” contra la COVID-19 ante la Asamblea General de la ONU y dijo no entender “cómo” muchos países y parte de la prensa global se oponen.

En cambio, el mandatario iraní, Ebrahim Raisi, aseguró que la hegemonía global de EE.UU. ha fracasado, como muestran su salida de Afganistán o el asalto al Capitolio del pasado enero.

El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, aseguró que las relaciones con Estados Unidos son “más o menos tan buenas como lo han sido durante mucho tiempo”, a pesar de las dificultades para avanzar hacia un acuerdo comercial y de la aparente falta de coordinación en la crisis en Afganistán.

Subrayó que la ventaja de trabajar con Biden y su administración es su “compromiso para solventar el cambio climático” que tanto afecta al planeta.