Mundo

Así reverdece en un techo de París el mayor huerto urbano sobre una azotea de Europa

Una cuadrícula de frutas, verduras u hortalizas que no desperdicia agua ni nutrientes y pone una nota de color las cubiertas de la capital de Francia

Huerto Urbano_París_recinto ferial
PARIS. Dos trabajadores mueven cajas de tomates en la azotea del pabellón 6 del recinto ferial de esta capital europea.MOHAMMED BADRA / efe

Tomates, fresas o plantas aromáticas crecen ya en una superficie que es el equivalente a dos campos de fútbol y que ha sido instalada desde finales de junio por las empresas Agripolis y Cultures en Ville, que ha ocupado de momento un tercio del total y prevé estar finalizada en dos años.

Está sobre el recinto ferial de París. Ahí se cultiva en su azotea como una solución alternativa a la agricultura industrial: un huerto de 14.000 metros cuadrados y vistas a la Torre Eiffel, que cuando esté plenamente operativo será el mayor de su género en toda Europa.

Huerto Urbano_París_recinto ferial
PARÍS. Así luce el movimiento diario de producción de este huerto que ocupa 14.000 metros cuadrados y tiene una vista preferencial a la Torre Eiffel.MOHAMMED BADRA / efe

El pabellón número seis del Parque de Exposiciones es su particular terreno de trabajo y los primeros frutos de ese esfuerzo se distribuyen actualmente en restaurantes y hoteles de la zona, ubicada en el suroeste de la capital francesa.

SALUDABLE Y DE CALIDAD

"Somos más baratos que lo biológico y más caros que lo convencional porque estamos en espacios más reducidos que la agricultura industrial, no podemos mecanizar y hay mucha mano de obra, pero también tenemos más calidad", explica el fundador de Agripolis, Pascal Hardy.

Huerto Urbano_París_recinto ferial
PARÍS. Tomates, fresas o plantas aromáticas crecen ya en esa superficie equivalente a dos campos de fútbol.MOHAMMED BADRA / efe

Este ingeniero agrónomo parisino de 57 años ve este huerto urbano como un escaparate del potencial de estos cultivos alternativos, que proponen, a su juicio, un nuevo modelo productivo local y sano, sin pesticidas ni productos químicos.

Para ello utilizan dos técnicas: la hidroponía, que en lugar de tierra reposa los cultivos sobre un sustrato de fibra de coco, y la aeroponía, que hace crecer las plantas en columnas verticales, donde las raíces están suspendidas en el aire pero protegidas de la polución gracias a un circuito interior aislado.

Huerto Urbano_París_recinto ferial
PARÍS. Una vista aérea de todo el espacio ocupado del huerto. Apenas es una parte de la gran explanada que comprende el techo del recinto ferial, pero se aspira que en dos años esté 100 % productiva.MOHAMMED BADRA / EFE

"Nuestros sistemas están totalmente cerrados y permiten no estar en contacto con las partículas del aire. Nuestros análisis de laboratorio son impecables a pesar de estar en pleno centro de la ciudad", presume Hardy.

El paisaje resultante es una cuadrícula impoluta de frutas, verduras u hortalizas que no desperdicia agua ni nutrientes y pone una nota de color entre la inmensidad grisácea del resto de tejados parisinos.

¿ES UNA MODA RECIENTE?

La agricultura urbana no es un fenómeno reciente. Entre las dos guerras mundiales, según recuerda Nature Urbaine, el patio del Louvre estaba plantado de puerros e incluso se criaban gallinas en los señoriales balcones haussmanianos de la ciudad.

Huerto Urbano_París_recinto ferial
PARÍS. Pascal Hardy, un ingeniero agrónomo parisino de 57 años, a cargo del proyecto, ve este huerto urbano como un escaparate del potencial de estos cultivos alternativos.MOHAMMED BADRA / EFE

En París hay actualmente unos 30 huertos urbanos, pero el taller parisino de urbanismo APUR calcula que existen 320 hectáreas potencialmente vegetalizables que podrían producir 32.000 toneladas de verduras y hortalizas al año, una cantidad suficiente para alimentar a 230.000 parisinos.

En Nature Urbaine son conscientes de las limitaciones: "Nuestra idea no es reproducir la agricultura industrial en la ciudad, sino encontrar un modelo más virtuoso, saludable y sin pesticidas, que disminuya drásticamente los kilómetros alimentarios", dice Hardy.

Huerto Urbano_París_recinto ferial
PARÍS. El huerto de alta tecnología, que implementa técnicas de cultivo innovadoras en aeroponía e hidroponía, fue instalado por las empresas Agripolis y Cultures en Ville.MOHAMMED BADRA / EFE

Un modelo que complemente los cultivos tradicionales, especialmente porque hay ciertos productos de raíces profundas, como las patatas o las zanahorias, que no son aptos para su plantación en azoteas.

El huerto del pabellón parisino tiene de momento seis trabajadores. Disfrutan de un acceso diario al recinto, haya o no ferias, y cuando todo el espacio esté habilitado esperan aumentar el equipo a veinte.

Huerto Urbano_París_recinto ferial
PARÍS. Dos trabajadores se trasladan de un lado a otro de la zona de cultivo en este techo parisino. A un costado, al fondo, se observa precisamente el emblema de la capital francesa: la Torre Eiffel.MOHAMMED BADRA / EFE

Su experiencia ayuda además a los vecinos, que por 320 euros al año pueden alquilar una parcela de un metro cuadrado, esta vez con tierra y hasta un total de 135, para cultivar sus propias verduras en ese espacio privilegiado, a 15 metros del suelo.

"Intentamos proponer algo diferente", resume Hardy, que confía en exportar ese modelo a otras ciudades y a todo aquel que, en su propia casa, tenga la azotea disponible y ganas de sumarse a una tendencia que devuelve parte de la naturaleza a la ciudad.

Huerto Urbano_París_recinto ferial
PARÍS. Unos cuantos tomates esperan madurar en uno de los techos de esta capital francesa. Son parte de la producción de un huerto que se ha convertido en el mayor de los que haya los techos de cualquier urbe europea.MOHAMMED BADRA / EFE